Miércoles, 22 de noviembre de 2017

El desigual tirón de los congresos provinciales del PP

Mientras en las provincias en las que solo concurre un candidato, los congresos provinciales del PP se han convertido en un mero trámite, en las que compiten dos se esta reproduciendo la batalla por inscribir al máximo número de militantes afines que tanta polvareda levantó con ocasión de las primarias autonómicas disputadas entre Alfonso Fernández Mañueco yAntonio Silván.

Al igual que en el congreso autonómico, los afiliados que desean participar en la doble votación (presidente provincial y compromisarios) deben inscribirse previamente y acreditar que están al corriente del pago de las cuotas. En ello se afanan esta semana los precandidatos que aspiran a presidir el PP en Ávila y Valladolid, donde los inscritos están llamados a votar los días 18 y 19, respectivamente.

El duelo mantenido en Soria entre la actual presidenta provincial, Mar Angulo, y el ex secretario provincial y ex presidente de la Diputación,Antonio Pardo, disparó la participación en la votación celebrada el pasado viernes. El número de inscritos se elevó hasta el 57 por ciento de la militancia provincial, alcanzando el número de 786, 215 más de los registrados en las primarias autonómicas. La victoria de Ángulo por más de 25 puntos (431 votos frente 253) ha dejado zanjada la cuestión.

Por el contrario, en Salamanca, donde Javier Iglesias optaba en solitario a la reelección, el número de inscritos ha sido de 1.154, 320 menos que en las primarias autonómicas. Iglesias ha recibido el apoyo del 97 por ciento de los 933 que finalmente votaron.

En Valladolid, donde Jesús Julio Carnero y Borja García Carvajal libran la madre de todas las batallas, se da por descontado que el número de inscripciones aumentará significativamente, máxime cuando se han producido nuevas afiliaciones con posterioridad a las primarias autonómicas. Y aunque el duelo entre Carlos García y Miguel Ángel García Nieto no alcanza la misma intensidad, la mera existencia de dos candidatos estimula lógicamente la participación en el congreso abulense. El resto de los congresos, ya se ha dicho, serán puro trámite.