Miércoles, 22 de noviembre de 2017

Tina la golondrina

 

Detalle de la ilustración de Susan A. Lewis para “El cocodrilo Cirilo”

Editorial Escuela Española S.A. 1986

Tina, la golondrina,

vuela, vuela, vuela, vuela…

Corta el viento, en pedacitos,

al igual que una tijera.

Sube, baja,

canta, vuela…

 

Pasa rozando el tejado

y se posa en las antenas.

Canta, canta…

Vuela, vuela…

Sube y baja, canta…

Baja y sube, vuela…

 

Es suave como una pluma.

El viento la lleva

y vuela, vuela, vuela…

     

Desaparece a lo lejos.

Al poco vuela aquí, cerca.

 

A Tina la golondrina

le encanta peinar la hierba

cuando vuela por el parado,

por el monte y la alameda;                                                           

con sus alas extendidas                                                                      

y con sus patitas negras.

 

Cuando se cansa descansa

y cuando descansa vuela;

ágil, veloz, como el viento.

Sube y baja, canta…

Baja y sube, vuela….

 

Vuela y canta Tina.

Tina canta y vuela.

 

Carlos Blanco