Martes, 26 de septiembre de 2017

¡Qué frágil es la ideología!

181

Comenta Emilio, el camarero, que menos mal que se ha alcanzado un acuerdo para aprobar los presupuestos de 2017. Me dice que lo contrario sería poner palos en las ruedas del crecimiento de España.

Le digo que España no crece, sino que engorda. Y que no engordamos todos por igual, que los González (Ignacio y Felipe), los Luis (Bárcenas y de Guindos) y los Manuel (Chaves y Soria) engordan más que los Fernando y los Emilio.

Me dice que me voy por las ramas, que como siempre me meto con el PP carezco de argumentos y lo llevo todo al terreno de la corrupción. Le respondo que Rajoy se rasgó las vestiduras ante la posibilidad de que Zapatero pactase con el PNV. Y que tachó a los vascos de independentistas (utilizando la palabra como agravio) cuando Sánchez estudiaba una alianza para derrocar a Rajoy.

Se marcha Emilio a servir a unos clientes, pero a us regreso no retoma la conversación. No le he vencido, sencillamente ha sido derrotado por la lógica, por la historia… Y por la fragilidad de los razonamientos de los de su ideología.