Jueves, 25 de mayo de 2017

Pablo García Baena, otro prestigioso doctor honoris causa de la Universidad de Salamanca

El autor andaluz, emocionado, suma esta distinción al Premio Príncipe de Asturias de las Letras (1984) y al Reina Sofía de Poesía Iberoamericana (2008)

Pablo García Baena, nuevo doctor honoris causa por la Universidad de Salamanca / Foto de Alejandro López

La Universidad de Salamanca ha concedido el doctorado honoris causa al poeta y Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, Pablo García Baena, en una ceremonia que ha seguido las pautas tradicionales en el Paraninfo.

Con esta distinción, el Estudio Salmantino reconoce sus méritos como poeta, que le han llevado a ser condecorado con el Premio Príncipe de Asturias de las Letras en 1984, y con el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana en 2008. La propuesta fue presentada por el Instituto de Estudios Medievales y Renacentistas (IEMYR) y defendida por el profesor del Departamento de Filología Clásica e Indoeuropeo, Juan Antonio González Iglesias, quien destacó en el poeta cordobés una estética (que era una ética) cosmopolita, libre y heterodoxa frente a la poesía oficial del franquismo en los oscuros años de la postguerra.  Al terminar el acto académico se sirvió en el claustro el tradicional mazapán y vino dulce.

Daniel Hernández Ruipérez, rector, ha asegurado que supone “un honor incorporar a Pablo García Baena al claustro de doctores de una Universidad que es la Universidad del español y que con estos actos pone el acento en el idioma, en sus creadores y en sus cultivadores”.

El poeta cordobés no ha ocultado su emoción por recibir este reconocimiento por parte de la Universidad de Salamanca y ha apuntado que, aunque nunca ha pasado por la universidad, “ésta es siempre un libro de la sabiduría que se abre y en él encuentras soluciones”. En su intervención también se ha referido a la riqueza del lenguaje y a la individualidad de los poetas, subrayando que “el poeta debe ser libre, debe ser siempre personal y decir las cosas que siente”.

Un autor con prestigio

Pablo García Baena nació en Córdoba en 1923. “Es el poeta que mejor representa los valores del Grupo Cántico de Córdoba, que en los oscuros años de la posguerra española aportó una estética (que era una ética) cosmopolita, libre y heterodoxa frente a la poesía oficial del franquismo”, según explicó el profesor de Filología Clásica, Juan Antonio González Iglesias, cuando la Universidad de Salamanca y Patrimonio Nacional le concedieron en 2008 el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana.

En 1984 le fue reconocido con el Premio Príncipe de Asturias de las Letras. En 1992 recibió el Premio Andalucía de las Letras. Después de haber ejercido profesionalmente como anticuario, actualmente es director emérito del Centro Andaluz de las Letras. Su primer libro, “Rumor oculto”, se publicó en 1946, aunque cuatro años antes había estrenado una versión teatral de la poesía de San Juan de la Cruz. Le siguen “Mientras cantan los pájaros” (1948), el célebre “Antiguo muchacho” (1950), que se ha convertido en uno de los epítetos que lo retratan, y el díptico formado por los libros “Junio” (1957) y “Óleo” (1958), en los que se ha visto una sucesión de momentos contrarios, pasión y ascetismo.

Poesía y prosa

Pasarán dos décadas de silencio, hasta que en 1978 vea la luz un libro elegíaco y cernudiano “Antes que el tiempo acabe” (1978), pues su “Almoneda”, de 1971, recoge "doce viejos sonetos de ocasión", como indica su subtítulo. Algo parecido sucede con los “Gozos para la navidad de Vicente Núñez”, serie de verdaderos villancicos escritos para felicitar anualmente a ese amigo poeta. Le sigue un libro que busca la salvación en la amistad y en la belleza, “Fieles guirnaldas fugitivas” (1990). Otros quince años sin publicar dan paso a “Los Campos Elíseos” en 2006, editado por Pre-Textos con una excelente acogida por parte de la crítica y los lectores.  En 2007 se publicó su prosa reunida en “Selva varia”.

Su “Poesía completa” está publicada en Visor, puesta al día en la edición de 2008. En ese mismo año se presenta también una cuidada antología del poeta Pablo García Baena, que bajo el título de “Rama fiel” editada por Ediciones Universidad de Salamanca, con motivo de la entrega del XVII Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana. “Rama fiel”, de 550 páginas, cuenta con la introducción del, también, poeta Juan Antonio González Iglesias y la biografía preparada por el filólogo, Antonio Portela. 

Hasta el año 2000 también se encuentra recopilada en el volumen “Recogimiento” (Ayuntamiento de Málaga). Heredero de Góngora, del modernismo, del 27 (con especial devoción por Cernuda), escribe una poesía de extraordinaria belleza formal y de una gran elegancia moral.

Son célebres poemas suyos en versículos largos ("Impares, fila 13", "Viernes santo" o "Bobby"), pero eso no le ha impedido cultivar formas tradicionales como el soneto o los villancicos.

Fotos de Alejandro López

Ver más imágenes: