Jueves, 24 de agosto de 2017

El BBVA eleva al 3% su previsión de crecimiento de la economía española para 2017

El servicio de estudios de la entidad espera que en el bienio 2017-2018 se creen cerca de un millón de empleos y la tasa de paro se sitúe en el 15,5 %

BBVA Research mejora la previsión de crecimiento del PIB en 2017, hasta el 3% (3 décimas desde la última previsión, donde se situaba en el 2,7%) y mantiene la de 2018 en 2,7%. Así lo indica en su último informe Situación España, presentado hoy por Jorge Sicilia, economista jefe del Grupo BBVA y director de BBVA Research, y Rafael Doménech, responsable de Análisis Macroeconómico de BBVA Research. El servicio de estudios de BBVA señala que en el primer trimestre de 2017, la economía española habría crecido el 0,8%, una décima por encima a lo registrado en el cuarto trimestre de 2016. De cumplirse este escenario, en el bienio 2017-2018 se espera que la economía española sea capaz de crear alrededor de 1.000.000 de puestos de trabajo, y que la tasa de paro se sitúe en el entorno del 15,5% durante el próximo año.

La aceleración se habría producido a pesar de que se confirma, por un lado, una menor contribución al crecimiento por parte del consumo de las familias, que refleja el agotamiento de la demanda embalsada durante el período de crisis y el menor impacto de algunos vientos de cola. Por otro, se observa el mantenimiento del control del gasto de las administraciones públicas, que continúa siendo el pilar que sostiene la reducción del desequilibrio en las cuentas del Estado y de las Comunidades Autónomas.

Entre los factores que explican la continuidad del escenario de crecimiento cabe destacar la aceleración en el crecimiento de las exportaciones, incluso a pesar de la incertidumbre relacionada con la salida del Reino Unido de la UE. Estas se han visto beneficiadas por la mejora en la actividad en la Unión Europea y por la recuperación en las economías emergentes. Adicionalmente, la inversión en maquinaria y equipo parece haber dejado atrás el estancamiento observado durante la segunda parte de 2016. Finalmente, la actividad en la construcción residencial podría haber iniciado una recuperación como consecuencia del buen comportamiento de la demanda, la estabilización e incluso el aumento de los precios y la disponibilidad de crédito a tipos bajos.

BBVA Research ha destacado que el entorno internacional continúa siendo favorable para la economía española. En particular, se revisa moderadamente al alza el crecimiento de la zona del euro hasta el 1,7%, tanto en 2017 como en 2018. Asimismo, aunque durante los últimos meses se ha observado un aumento en el precio del petróleo, este se mantendrá un 40% por debajo de su nivel de 2014. Por otro lado, las tensiones geopolíticas continuarán redirigiendo flujos de turistas hacia la economía española. Finalmente, la política monetaria se mantendrá expansiva, manteniéndose la expectativa de que el BCE no aumente tipos de interés hasta finales de 2018.

Más empleo, reducción de la tasa de paro y moderación gradual de la inflación en 2017

La recuperación del mercado de trabajo continuó durante el inicio del año y, dada la evolución de la afiliación a la Seguridad Social, se prevé que la Encuesta de Población Activa (EPA) correspondiente al primer trimestre arroje un crecimiento de la ocupación. Las estimaciones de BBVA Research sugieren que el empleo podría haber aumentado entre seis y siete décimas entre enero y marzo en términos desestacionalizados, frente al 0,4% en el 4T16. Dado que se espera que la población activa disminuya ligeramente, la tasa de paro descendería seis décimas hasta el 18,2%.

Para el conjunto del período 2017-2018, la creación de empleo continuará siendo robusta, a pesar de la moderada desaceleración que se espera. Así, se prevé que la ocupación aumente en promedio el 2,6% este año, una décima menos que en 2016. Dada la atonía prevista de la población activa, el crecimiento del empleo se traducirá en una disminución de 2,2 puntos de la tasa de paro hasta el 17,3%. La ocupación seguirá aumentando en 2018 a un ritmo similar (2,6%), y la tasa de desempleo caerá hasta el 15,6%.

El incremento del precio del petróleo hizo que la inflación general alcanzara el 3% en el primer trimestre de 2017. Sin embargo, la subyacente (que excluye energía y alimentos sin elaborar) se mantiene alrededor del 1%. BBVA Research estima que el aumento en la inflación general es transitorio y que el promedio del bienio 2017-2018 estará alrededor del 2%. Este comportamiento confirma que el coste de la pérdida de competitividad que ha sufrido la economía española está siendo distribuido entre familias y empresas de forma consistente con el mantenimiento de la creación de empleo y con la continuación del crecimiento del consumo y de la inversión de las exportaciones.

Se cumplirá el objetivo de déficit en 2017

El cumplimiento del objetivo de déficit en 2016 y el Proyecto de Ley de los Presupuestos Generales del Estado confirman que la política fiscal tendrá un tono neutral en 2017. La reducción del desequilibrio en las cuentas públicas en 2016 se debió a la caída de la importancia relativa del gasto en el PIB, a pesar de un comportamiento de la recaudación más negativo del esperado. El servicio de estudios de BBVA prevé que en un escenario donde continúe un estricto control del gasto, el conjunto de las administraciones públicas cumpliría con el objetivo de déficit a finales de año. Esto, a pesar de que BBVA Research estima que las expectativas del Gobierno en materia de recaudación son algo optimistas. Sin embargo, de cumplirse el escenario previsto por el servicio de estudios, con mayor crecimiento e inflación que el utilizado en la elaboración del proyecto de ley de los Presupuestos Generales del Estado, la reducción de la ratio de gasto sobre PIB sería mayor que la estimada por el Gobierno, lo que daría un margen en el caso en que no se alcanzaran los objetivos de recaudación.

Los riesgos externos e internos persisten

A nivel externo, se mantiene la incertidumbre en torno al posible auge de medidas proteccionistas, donde preocupan especialmente el recorrido que finalmente tome la política exterior de EE.UU. y las negociaciones relacionadas con la salida del Reino Unido de la UE. Por otro lado, las próximas citas electorales en Francia y Alemania, dos de las principales economías de la zona euro, suponen una incógnita adicional en el panorama exterior. Además, el momento y la intensidad en el que se produzca la retirada de estímulos monetarios por parte del BCE pueden afectar especialmente a una economía apalancada como la española.

Según el servicio de estudios, la incertidumbre sobre la política económica se ha moderado, pero podría seguir restando alrededor de 0,2 puntos al crecimiento en 2017. Por otro lado, es posible que, en el futuro, se produzcan efectos de segunda ronda en la inflación derivados del aumento de previo de las materias primas o del SMI, que afectarían negativamente al poder adquisitivo de las familias y a la competitividad de las empresas. Por último, aunque ha mejorado en los últimos años, el crecimiento de la productividad por hora continúa siendo bajo, lo que de mantenerse a medio plazo, supondrá un lastre para el aumento del bienestar.

El servicio de estudios del BBVA ha vuelto a reafirmar la necesidad de implementar reformas que permitan una rápida reducción de la tasa de paro y un aumento de la productividad. Sólo así podrán reducirse de una manera virtuosa los desequilibrios que aún se observan en la economía española. El impacto positivo que han tenido las reformas implementadas durante los últimos años y que han elevado la capacidad de crecimiento, deberían ser un aliciente para continuar con el proceso de mejora en el funcionamiento de los mercados de bienes y servicios.