Lunes, 26 de junio de 2017
Bracamonte al día

La ciudad se echa a las calles para festejar la Resurrección de Cristo 

PEÑARANDA | La Plaza de la Constitución volvía a convertirse en un hervidero para vivir la retirada del luto a Nuestra Señora de la Soledad frente a la imagen de Jesús Resucitado
Vecinos y visitantes abarrotaban la Plaza de la Constitución para vivir el acto de la Resurrección
Calles y plazas engalanadas, multitud  de vecinos y visitantes siguiendo las imágenes y una agradable temperatura. Con estos perfectos ingredientes comenzaba a vivirse desde primeras horas este Domingo Santo y con el la gran procesión que anunciaba la solemne resurrección en Peñaranda, una de las de mayor fervor y afluencia de la Semana Santa peñarandina.
 
Una comitiva que partía pasadas las diez y media de la mañana desde la iglesia parroquial San Miguel Arcángel, desde la que la imagen de Jesús Resucitado comenzaba su peregrinar, engalanado sobre su imponente trono, cargado por decenas de costaleros llegados desde la capital charra. Un circuito que una vez más hacía escala en la Plaza Nueva, para posteriormente encaminarse hacia la Plaza de la Constitución donde tuvo lugar el encuentro. El recorrido estuvo arropado en todo momento un año más por los sones de la Agrupación Musical Cristo Yacente de Salamanca, que era acompañada por una importante representación de cofrades de la Preciosa Sangre, a los que precedían representantes de las cofradías del Santísimo Cristo del Humilladero y del Cristo de la Cama.
 
Minutos después de las once de la mañana, la imagen de Nuestra Señora de la Soledad, partía de la parroquia acompañada por la Banda de Cornetas y Tambores de la Hermandad, junto a cofrades de Jesús Nazareno, Vera Cruz, Jesús Amigo de los Niños y Nuestra Señora de la Esperanza para iniciar un recorrido que la llevaría a la Plaza de la Constitución, lugar en el que se encontraba con Jesús Resucitado y que, tras una breve oración, se desprendía del luto durante un simpático momento protagonizado por Jacobo Gil García, el pequeño que este año encarnaba a San Miguel. Un momento de especial atención y que culminaba con una gran ovación por parte de las cientos de personas que abarrotaban el ágora para vivir el final de la semana de pasión.
 
La jornada festiva finalizaba con la confirmación de Mayordomos, que se mantienen igual que el año pasado, y con la eucaristía a la que acudieron representantes de las ocho cofradías peñarandinas, autoridades y cientos de personas.
Ver más imágenes: