Jueves, 27 de julio de 2017

Una Tecnología del yo

Hoy es Sábado de Gloria. Jesucristo ha descendido a la morada de los muertos.

«La disposición de las partes en esta secuencia responde a un orden.» No resulta casual que la palabra disposición preceda a partes, y que esta se anteponga a secuencia. En tales palabras, se manifiesta el pensamiento. La lengua española lo regula.

La manera de referir una situación equis responde a un código, pero antes de la representación gráfica existe la sustancia que será llevada a la letra. El pensamiento se cierne sobre una oscuridad (como lo hacía el soplo de Dios sobre la tierra cuando aún no había vida). Bate con sus alas un territorio.

Cada persona cuenta con su pensamiento. Diariamente lo trabaja de manera más o menos consciente. Entre sus atributos, se cuentan la maleabilidad e incluso la porosidad. Existen medios para actuar sobre él.

En la historia del ser humano han surgido diferentes tecnologías. Algunas han repercutido en él de manera más visible. La práctica de la escritura es una de ellas. La imprenta es otra. Instrumentos mecánicos, eléctricos y digitales se ponen de relieve como objetos en sí mismos y como extensiones de su creador, pero también como dispositivos configuradores de su estructura psíquica.

La imprenta favoreció procesos de lectura en voz baja y de recogimiento, el telégrafo creó mensajes con características únicas, la web 2.0 cambió la noción de las relaciones sociales en el mundo. Cada invento ha representado una etapa en la evolución de la mujer y el hombre.

El objeto Columna de opinión moldea la sustancia de lo que está dentro de mi cabeza y propicia una forma de llevarla al conjunto de píxeles en la pantalla. El medio es el mensaje (McLuhan). El medio determina el mensaje. El mensaje busca su medio.

Hoy es Sábado de Gloria. Jesucristo ha descendido a la morada de los muertos. A su manera, Él es como uno de los dispositivos de arriba, pero para quienes gracias a Dios tenemos fe en Él, Él no forma parte de nosotros, ni actúa en nuestro pensamiento, sino que ha llegado a vivir en nuestro interior y nosotros nos hemos incorporado a su ser ♦ ♦ ♦ ♦ ♦ ♦ ♦ ♦ ♦ ♦    

torres_rechy@hotmail.com