Miércoles, 26 de abril de 2017

El precio de la luz

174

Menos mal que ya oscurece más tarde, porque hemos tenido una racha de semipenumbra en el bar de Emilio… Y no le culpo, que el precio de la luz está por encima del de la ración de gambas, con la salvedad de que las gambas puedes pedirlas o no, pero la corriente no puedes desconectarla: que si las bombillas, que si la cocina, que si el microondas…

Se pregunta uno, en estos casos, para qué tenemos ministros y ministerios, si no resuelven el problema. Claro que ya dejamos de ser ingenuos hace muchos años y sabemos que ellos son el problema y que están ahí para que sus amigos prosperen, para que les vaya bien, para que disfruten sueldos y privilegios… Y para colocarse en las energéticas tras la jubilación.

Mientras eso siga siendo así, no habrá nada que hacer. Pero nada de nada. Cualquier protesta nuestra es para el señor Nadal un brindis al sol. Y, hablando de sol, seguiremos pagando por él, seguirán multándonos si queremos beneficiarnos de él.

Es un negocio redondo. Redondo, como el beneficio de las energéticas.