Miércoles, 26 de abril de 2017

El trabajo es importante, pero la familia más

 

El hotel Doña Brígida ha acogido esta mañana un encuentro de una treintena de personas para celebrar juntas el día de la mujer trabajadora. 

 

Entorno a un café se ha debatido el tema de la conciliación familiar. Tres empresas salmantinas. GESPROSAL, MBL ABOGADOS Y EDUKAS PSICO SOCIAL, han unido esfuerzos y han querido que un buen número de mujeres de todas las edades  y ámbitos sociales, al que se ha unido algún hombre, participaran activamente en este tema  de debate que está en la vida de todas.

El tema ha sido muy sugerente y emotivo y ha enriquecido a todos los asistentes, que en un clima de confianza, han manifestado sus opiniones y se ha llegado a grandes conclusiones:

 

 Es muy positivo realizarse como mujer y como profesional, pero este factor conlleva una carga que no está compensada ni por las administraciones ni por las empresas. Si se ha avanzado, pero no con la celeridad que nuestras familias necesitan. La pasión profesional y sentirse valorada, empieza por una misma, por respetarse y así resulta más fácil que los demás te respeten. A los buenos trabajadores les es más sencillo conseguir que los empresarios apoyen las necesidades que el cuidado de los hijos requiere, porque saben que este reconocimiento y valoración repercute satisfactoriamente en el rendimiento laboral.

 

Si ha habido una gran unanimidad en manifestar que el primer valor es la familia y que por ella y para ella hay que seguir arrimando el hombro, sin luchas, con la manifestación del ejemplo para posteriores generaciones. Abuelas, madres, padres, amigas y alguna prima hacen posible que se consiga el apoyo para obtener una vida familiar de calidad. Quizá las personas autónomas han transmitido toda la carga que tienen, pero también las familias que tienen más de un hijo. 

 

El apoyo de las abuelas se está haciendo cada vez más habitual, pero es hermoso constatar como ellas viven estas circunstancias como un gran regalo y una gran oportunidad para transmitir a sus hijos y nietos unos valores en los que creen y  que las hace muy felices.

 

Iniciativas como las de estas tres empresas que aporten a la sociedad oportunidades para compartir y para dejar por unas horas todo y dedicarse a vivir el momento presente, sin prisas sin el estrés que cada día supone el trabajo, hacen mucho bien, porque infunden en las personas un hilo de esperanza y ganas para lograr un objetivo común, el de ser personas realizadas y valoradas en el ámbito, personal, laboral y sobre todo familiar.

Mi enhorabuena a todas las mujeres porque todas trabajan, minuto a minuto para tener una vida más feliz.