Viernes, 22 de septiembre de 2017

Mañana

Mañana cambia todo; creo que mañana termina… al menos por un tiempo, un mundo al que echaremos de menos…

Reagan y Bush, padre e hijo, nos parecerán estadistas; nos aferraremos a la Merkel como a una abuelita gruñona pero buena gente.

Son tiempos de bullying; en mis tiempos, a quienes lo practicaban les decíamos macarras, abusones… Vamos, que siempre ha habido; lo que no me explico, con perdón, es la carga “engañabobos” que se les ha agregado a estos, a los de ahora…

“Engañabobos” de amplio espectro, por cierto, porque los hay de izquierda y de derecha; en Estados Unidos, Sanders, que peleó con la Clinton, en cuestiones económicas no estaba muy lejos de Trump; no asumen que la economía de Estados Unidos no es ya fabricante, manufacturera… porque los salarios son más bajos y la mano de obra en otros sitios es más barata… e igual de cualificada. O más.

Sí, ya sé que duele leerlo, y el camino es buscar eliminar desigualdades y que no haya pérdida de derechos laborales… Pero cualquiera, cuando compra, mira su bolsillo lo primero; somos solidarios… si se puede… Y a veces ni eso.

Acabo de escribir un párrafo discutible, los argumentos siempre lo son; y lo terrible de mañana, y de los tiempos que corren, es que es lo que menos habrá: argumentos, ideas…  

Ford decidió cancelar una inversión en México: la construcción de una planta… Y construirá otra en Estados Unidos… ¿La misma?, por supuesto que no; una que implica menos inversión, que no creará tantos puestos de trabajo allá pero que le tapará el ojo al macho (mexicanismo de hoy). Imagino que Ford especulará con el capital que no invierta ni aquí ni allá… Y nadie se enterará, porque a Trump ya le dio para el siguiente tuit.

Ojalá esté siendo alarmista, aunque no creo; tampoco considero que exagere por vivir en México, tan lejos de Dios y tan cerca de Estados Unidos (frase que se le atribuye a Porfirio Díaz pero que yo creo recordar haber leído en Martí, aunque nunca la he encontrado en los libros que tengo del cubano).

Mañana empiezan los malos tiempos… Ojalá no se extiendan y no duren mucho. Ojalá que cuando acaben no dejen el poso de más odio, más cerrazón. Ojalá este patán no sea Calígula.

 

@ignacio_martins

https://www.facebook.com/ignaciomartinescritor

www.ignaciomartin.com

nachomartins (Instagram)