Lunes, 21 de mayo de 2018

Más olvidos peatonales, calle Pico del Naranco.

Calle del Pico del Naranco en el Teso de la Feria.

La pasada semana comentaba la falta de criterio al afrontar la accesibilidad sin una Planificación, que además sea consecuencia de un Diagnóstico de los problemas, con lo que las intervenciones son incompletas e insatisfactorias. Eso del “quiero y no puedo” o de “cara a la galería”, aunque pueda haber buena voluntad detrás. Entonces hablaba, como ejemplo, de la Calle de La Alberca.

Accesibilidad no sólo es poner los medios para que personas con su capacidad de desplazarse limitada lo consigan, como puede ser un rebaje de acera. También es la facilidad de acceso, llegar hasta algún lugar con comodidad y seguridad. Que en los tiempos de la movilidad sostenible se asocia más con los desplazamientos a pie. De ahí que en la Calle de La Alberca también me preocupara el itinerario, uno de los principales accesos al Campus Universitario, con aceras inadecuadas y exagerada calzada.

Otra perspectiva de la Calle del Pico del Naranco.

Hoy, antes de que la asfalten, hablo de una calle en el Teso de la Feria: Pico del Naranco. Hasta hace poco ni siquiera había algún rebaje de acera, aunque tampoco hay pasos de peatones que rebajar. Las aceras son tan ridículas en algún punto que no cabe una silla de ruedas, por lo que difícilmente se necesitaría un rebaje. La calzada tiene un ancho de 6’5 metros, las aceras no creo que sumen entre ambas más de 2 metros y con farolas en la mitad. Es una calle para el coche, la única con doble dirección en el barrio. Pero apenas tiene tráfico de vehículos y, siendo justos, tampoco de peatones.

Las aceras más estrechas en la Calle del Pico del Naranco.

Pero, porque hay un pero, es el principal acceso peatonal al Colegio Virgen de la Vega. Como otros de la zona, la mayoría de sus alumnos proceden del Barrio del Zurguén, y acuden a él por esta calle. Con lo que tiene momentos con mucha gente caminando de golpe y, dadas sus ridículas acera, por la calzada. Es la única que queda por arreglar en el barrio, junto con la del Pico del Jalama, aunque su estado es mucho mejor.

El interesante diseño aplicado a la Calle de Rodrigo de Triana.

Hace unos años el Ayuntamiento Popular intervino en las calles del Teso de la Feria. Y se hico con buen criterio, ensanchado aceras y poniendo pasos de peatones rebajados que antes no había, incluso algún arbolito. No tiene presión de aparcamiento, por lo que eliminar plazas no supuso ningún problema. Quedaron las calles mencionadas, que canalizaron el tráfico durante las obras que fue cuando la Calle del Pico del Naranco pasó a tener doble dirección, lo que parecía indicar que se dejaban para el final. Antes era de dirección única sentido Sur o Zurguén, el sentido contrario se hacía, y se hace todavía en dirección centro ciudad, por el Camino de Miranda. Pero finalizó la intervención y ahí quedó la calle, con sus ridículas aceras sin pasos de peatones y bloqueadas por farolas, y su sorprendente calzada de doble dirección sin coches.  

Perspectiva del Camino de Miranda tras la reforma de hace unos años. A la izquierda la Calle del Pico de Jalama que también se asfaltará, su diseño es más antiguo.

Y ahora el Ayuntamiento la incluye en la Operación Asfalto. Se olvida de mejorar la calle, en especial sus aceras que, de paso, ahorraría asfalto pagado con el dinero de todos. No quiero decir que reformarla siguiendo los criterios utilizados en el resto del barrio no cueste dinero, pero parece mejor invertido que malgastar asfalto innecesario. Y de paso se mejoraría la accesibilidad, y la seguridad, de los peatones, como los escolares que acuden al colegio desde el barrio del Zurguén. Tal y como parece proclamar con mucho interés el Partido Popular, aunque siga olvidando el Plan de Accesibilidad acordado por el Pleno Municipal. De todas formas no tienen mucha suerte estos barrios, también el PP, al que los ciudadanos votan por goleada, pero en la Junta les ha dejado una vez más sin Centro de Salud.