Viernes, 23 de febrero de 2018

Eternos olvidos peatonales, calle de La Alberca.

En estas fotos podemos ver cómo un paso de peatones que existyía fue elimiando

Costó años que alguien entendiera que había que tapar la “jardinera” que existía entre los árboles de la foto, en pleno paso de peatones, además de rebajar el bordillo. En realidad era un amplio espacio de tierra que se convertía en barro cuando llovía. Este es el cruce de La Calle de La Alberca con la Avenida de los Maristas, salida-entrada natural del Campus Universitario. Resuelto eso como recoge la foto, todavía siguen sin ver que no han rebajado las aceras en la salida para autobuses de la Estación, y eso que se ha intervenido en este sentido en la zona.

Tengo constancia que la Asociación de Vecinos Asanber hace años que busca mejorar la calle de La Alberca. En realidad este barrio, de la vetusta Estación de Autobuses y limítrofe con el Campus Universitario, necesita un replanteamiento (vivienda incluida) como ven perfectamente esos vecinos, incluso hicieron una interesante propuesta en las últimas elecciones municipales. Que sólo recogió parte de la actual oposición municipal, no así el equipo de gobierno del PP más interesado, parece, en resolver problemas sobrevenidos por incumplimiento de las normas a amigotes varios.

A pesar del interesante urbanismo en parte del barrio, aunque la calidad de muchos edificios no sea la deseable, las calles son básicamente aparcamientos de coches con aceras ridículas. La mayoría de los edificios obviaron en su momento, eran otras épocas, contener un espacio para que los vehículos no ocuparan espacio público. La creación del Campus aumentó considerablemente la intensidad peatonal de las ridículas aceras del barrio, sumándose a los dos Institutos existentes y a la atracción de la Estación de Autobuses. Eso sí, las desmedidas calzadas alientan la doble fila que no parece preocupar a nuestras autoridades, las fotos son de hace unos días.

Hace unos años la Universidad hizo un estudio sobre la movilidad urbana que provoca su actividad aquí confirmando lo que era una evidencia: la Calle de La Alberca es uno de sus principales accesos peatonales. Pero, en todo este tiempo, a ningún munícipe del PP se le ha ocurrido impulsar el rediseño de la calle y mejorarlo para aumentar la comodidad y seguridad de los abundantes peatones. Y eso que se interviene desde hace algún tiempo en diversas calles, necesario no hay duda, pero no lo más urgente.

Podemos ver como un paso de peatones que existía (arriba) con rebaje de acera y todo fue eliminado (abajo actualidad). Precursor de esa política de mejorar la seguridad vial de los peatones elimanado los pasos protegidos para ellos.

Lo peor de todo es que tampoco quieren ver cómo circulan las personas que caminan por esta calle, y se ha creado un itinerario ilógico que obliga a cruzarla continuamente. Si nos colocamos en dirección al Campus, quienes acuden o salen de él tienden a hacerlo más por la derecha (números pares, aunque prácticamente no hay portales) que por la izquierda (números impares). Este camino es una carrera de obstáculos y sumamente incómodo e inseguro. Lo más evidente son los pasos de peatones que no existen. Falta junto al Mercado para cruzar la Avenida de Filiberto Villalobos en los números pares, obligando a cruzar al otro lado. Para encontrarse en el cruce con la Avenida de Villamayor que en la acera de los impares no existe el paso de peatones y hay que volver a cruzar. El origen-destino de la mayoría de los que caminan por esta calle es la Avenida de Portugal. ¿Se acordará algún día el Ayuntamiento que la Calle de La Alberca existe y necesita ampliar sus aceras?