Viernes, 25 de mayo de 2018

Pero, ¿todavía existen pasos a nivel en el ferrocarril salmantino?.

Hace un mes, el 1 de Agosto, el BOE publicaba una Resolución del Ministerio de Fomento anunciando la licitación del contrato de "redacción de proyectos constructivos para supresión de pasos a nivel en diversas Líneas. Plan 2016-2024". De momento parece que sólo caben 4 de los existentes en Castilla y León, un total de 403. Por lo que he podido saber, todavía quedan unos 60 de ellos en la provincia de Salamanca.

Ese dato me sorprendió dado que el 1 de Junio de 1999 se firmó un “Convenio Marco de colaboración entre la Consejería de Fomento de la Junta de Castilla y León y RENFE para la mejora de las líneas Medina del Campo-Salamanca-Fuentes de Oñoro y Ávila-Medina del Campo”, según recogían profusamente los medios de comunicación, con un presupuesto de 90 millones de euros y finalización en 2003. Incluía eliminar todos los pasos a nivel en ambas líneas, lo que es decir lo mismo que su desaparición en la provincia de Salamanca. Para la línea entre Medina y Fuentes de Oñoro, además, pretendía que la velocidad de explotación fuera de 220 km/h.

A la vista de ese convenio, y que estamos tocando el cielo de la modernidad con los dedos con ese ejemplar servicio de Alta Velocidad (¿o serán Altas Prestaciones?) que nos comunica actualmente con Madrid por Medina del Campo, paradigma de puntualidad extrema (si obvian los continuos retrasos, claro) a la extraordinaria velocidad punta entre Salamanca y esa localidad vallisoletana de 155 km/h. (nada menos que la mitad de lo que es posible entre Madrid y Barcelona), se sorprende uno que alguien ose decir que existen pasos a nivel en esa línea. Yo pensaba que el que muestra el Google Earth en Gomecello, por poner un ejemplo, se debía a su falta de actualización, la fecha de la imagen es de 2013. Comprobado in situ resultó que todavía existe.

En materia ferroviaria no podemos decir que la diligencia de los diversos gobiernos respecto a nuestra provincia haya sido mucha. La modernización de la línea entre Medina y Fuentes de Oñoro data de los años 80, con Aznar llegó la “modernización de segunda mano” en la línea con Madrid por Ávila, y la electrificación de solo una parte de la primera se realiza en 2015 tras más de 10 años sólo para finalizar la tramitación del documento de Impacto Ambiental, y encima todavía hay cosas pendientes. Desde luego nada de duplicaciones de vía para mejorar la seguridad si ni siquiera han acabado con los pasos a nivel a pesar de lo prometido. Aunque la reducción del servicio ferroviario en las últimas décadas disminuye las probabilidades de accidentes, alguno ha existido.

¿Veremos algún día una infraestructura ferroviaria a la altura de los tiempos en esta provincia cada vez más despoblada y envejecida?. Quizás sólo nos queda rezar a alguna Virgen del Ministro del Interior por la pronta recuperación económica de Portugal, porque de lo contrario me temo que tendremos que seguir esperando. Si esa eliminación de pasos a nivel fuera de 4 por año, sólo hay que echar cuentas.

Aprovecho para comentar que sigue mi preocupación por los continuos atropellos que se producen en Salamanca. Unos cuantos en los últimos días a pesar de los esfuerzos municipales, aunque eliminar pasos de peatones no parece la mejor forma precisamente. Y me ha sorprendido que, ante la entidad del problema, la comisión constituida por el Ayuntamiento en 2014 para el “estudio de los accidentes con peatones para mejorar la seguridad vial”, según nos ha recordado Ciudadanos, no ha vuelto a reunirse desde ese año. Tampoco entiendo que Fernando Rodríguez no considere de interés que los ciudadanos salmantinos, ni siquiera trabajadores del transporte público, debatan y aporten ideas a nuestros munícipes para atajar los preocupantes problemas de una movilidad urbana dominada por el 23% de los viajes, que son los que se realizan en vehículo privado. Y aunque no me gusta la Feria de Día, ¿cómo en un país en deflacción desde hace meses suben sus precios?