Lunes, 11 de diciembre de 2017

Amigos

La amistad, como la mayor parte de las realidades humanas está perdiendo su naturaleza, es decir, su identidad. La mayor parte de las redes que circulan por Internet se han creado, además de para hacer negocios, para hacer amigos. Muchos tienen cientos o miles de  amigos en la red. No digo cazados en la red porque me parce excesivo generalizar. Está bien claro que hay quien alardea de tener muchos amigos en la red. Pero yo no creo que todos esos sean amigos. Los amigos siempre son pocos y buenos. La amistad es otra cosa, es algo muy importante en la vida. Eso pienso yo con otros muchos que piensan, de acuerdo con los antiguos pensadores. Aristóteles llamaba a la amistad philia, del verbo phileo (amar) y según él es algo sin lo que uno no podría vivir, aunque tuviera todos los demás bienes. Para el romano Marco Tulio es “un don divino”, uno de los mayores y más gozosos que ha sido concedido al hombre. Dice, además, que la amistad “de dos hace uno”, o de otra manera que los amigos tienen una sola alma y un solo corazón. Por eso la verdadera amistad se da entre dos o pocos más. En realidad de los muchos amigos de las redes sociales la mayor parte, a veces todos, son “amigos” desconocidos, en los que no hay identificación de pensamientos y sentimientos, es decir esos amigos virtuales tienen una amistad desnaturalizada, Y a veces algo peor, porque nos están llegando noticias de que algunos de esos se valen del nombre o de los datos del “amigo” para cosas inconfesables.