Lunes, 11 de diciembre de 2017

La música y los sentidos

¿Sabíais que algunos de los compositores que todos conocemos tenían una percepción de la música mucho más sensorial? Es lo que se denomina sinestesia o capacidad que tienen algunas personas de percibir con varios sentidos un mismo estímulo.

Hay varios tipos de sinestesia relacionados con la música, uno de ellos es el que relaciona colores con las diferentes notas, dinámicas, tonalidades, tímbrica instrumental, etc., otro el que relaciona la música con estados de ánimo o el que lo asocia con paisajes.

Los casos más conocidos son los compositores Alexander Scriabin, Nikolái Rimski-Kórsakov y Oliver Messiaen que relacionan notas o incluso acordes y tonalidades con colores, y se esforzaban porque en sus composiciones los oyentes pudieran percibir esa fantasía colorista.

A pesar de esto, no todos los sinestésicos tienen la misma asociación música-color.

Alexander Scriabin

Nikolái Rimski-Kórsakov

Otro de los casos más sonados es el del pintor Wassily Kandinski, precursor de la abstracción en pintura y teórico del arte. De hecho, las sinestesias de Kandinsky poseían gran sensorialidad, presentándose tanto a nivel visual, como acústico y táctil. Lo que hacía que utilizase la música para componer sus cuadros.

Los estudios dicen que el número de sinestésicos es muy reducido, en torno al 1% de la población mundial y para determinar qué personas lo son y cuáles no existen test para comprobarlo.

Este tema me parece apasionante y no descarto hablar de la sinestesia en profundidad, ahondando en los procesos neuronales que hacen que se dé solo en algunos individuos. 

Os dejo este vídeo de El Poema de Fuego Op. 60 (Sinfonía nº5) de A. Scribian donde se puede observar el proyecto que llevó a cabo fusionando la música en directo y los colores que él veía en sus composiciones, lo que consideró que sería un resonador psicológico para el oyente.