Jueves, 14 de diciembre de 2017

El sector cunícola protestará el próximo miércoles en Valladolid ante las instalaciones de Hermi

La Alianza UPA-COAG denuncia la “manipulación, falta de transparencia, abusos y maniobras de esta empresa para acabar con las explotaciones independientes e imponer condiciones extremas a los ganaderos”

Las granjas de conejos están vendiendo por debajo de los precios de coste de producción / CORRAL

Las organizaciones agrarias con representación nacional junto a Senacun y Conacun han convocado un acto de protesta de cunicultores de toda España a las puertas de la empresa Grupo Hermi, en Valladolid, para el próximo miércoles 27 de julio a partir de las 12,00 horas.

La Alianza UPA-COAG estará al frente de esta convocatoria en defensa de las aproximadamente 300 explotaciones cunícolas que existen en la región, que se encuentran al límite de la supervivencia debido a los precios ruinosos que perciben y que ni siquiera les permite cubrir los costes de producción.

Esta organización denuncia que el precio medio del conejo en las últimas semanas se ha situado en una media 1,30/1,40 €/kg vivo repuntando algo en los últimos días pero muy lejos aún de los 1,80/1,85 euros/kilo que le cuesta producir al ganadero.

Según datos de esta organización, desde 2014 apenas ha habido 5 meses en los que los precios se situaran por encima de costes, por lo que desde hace tiempo los productores se ven obligados a vender a pérdidas. Esto ha provocado una grave falta de liquidez en las explotaciones y el cierre de centenares de granjas por todo el país, varias decenas de ellas en Castilla y León.

Además, los productores con explotaciones independientes están sufriendo un doble castigo como consecuencia del control de grandes mataderos que operan en el sector cunícola, y que tienen como objetivo asfixiar económicamente a las pequeñas y medianas explotaciones para quedarse únicamente con las de mayor capacidad.

La Alianza UPA-COAG denuncia la estrategia de empresas como Hermi con un objetivo claro de controlar totalmente el sector imponiendo unas condiciones extremas a determinados ganaderos con el fin de integrarlos en su red y usando, de este modo, a su antojo la carne de conejo.

Esta organización reclama de las administraciones un plan de rescate que recoja medidas económicas y sociales para resolver la situación crítica en la que se encuentran los ganaderos. Además exigimos al Ministerio de Agricultura, que a través de la AICA, investigue posibles prácticas ilegales en relación a este producto y que vigile también la banalización en los lineales de las cadenas de distribución.