Martes, 12 de diciembre de 2017
Bracamonte al día

Sofocado el incontrolable incendio producido junto al polígono industrial

PEÑARANDA | Cuatro dotaciones de Bomberos, entre ellas una de la Junta, Agentes Forestales, Policía Local, Guardia Civil y hasta una decena de tractoristas se han empleado a fondo en la extinción de los numerosos focos que han calcinado 17 hectáreas
Efectivos y tractoristas se emplearon a fondo para evitar que las llamas saltaran la carretera

Los Bomberos han tenido que emplearse a fondo a primeras horas de la tarde de este viernes tras declararse un importante incendio en una tierra de pastos situada entre el polígono industrial El Inestal y la carretera SA-105.

El parque de Peñaranda recibía una llamada de aviso en torno a las 16:30 horas momento en el que se movilizada una dotación de efectivos que, tras comprobar sobre el terreno la magnitud de las llamas, solicitaba el refuerzo de otras dos dotaciones locales, quienes trataron de atajar el fuego desde varios frentes.

La dimensión de las llamas y el fuerte viento cambiante obligaba a Guardia Civil y Policía Local a organizar un dispositivo de seguridad tanto en el acceso al polígono desde la carretera comarcal como desde el interior del mismo recinto industrial, manteniéndolas cortadas al tráfico hasta estar estabilizada la situación. Los agentes locales tuvieron incluso que utilizar extintores para sofocar algunos de los pequeños focos que el fuego iba abriendo ayudado por las rachas de viento.

A las importantes labores de extinción se unía una dotación perteneciente a la Junta, además de Agentes Forestales y una decena de tractoristas, quienes ayudaron a realizar corta fuegos a lo largo del terreno para evitar que las llamas lograran superar la carretera y entrar en las numerosas tierras aledañas, algo que podría haber complicado y mucho la situación.

Finalmente, pasadas las seis de la tarde el incendio ha quedado sofocado en su práctica totalidad aunque todos los efectivos de los Bomberos se mantienen en la zona controlando que no pueda reavivarse ninguno de los focos ya extinguidos y que finalmente han dejado calcinadas 17 hectáreas de terreno agrario.