Lunes, 11 de diciembre de 2017

Va a repetir

Este es el gran miedo de los padres con hijos/as que están cursando la ESO o Bachillerato principalmente, todo comienza con muchas inseguridades primordialmente personales, proyectadas en el menor, con castigos, enfados, clases particulares todo el verano…y en segundo lugar con llantos, mal estar en casa, en la unidad familiar y acabando por hacer una autentica ruina del tiempo de ocio y disfrute familiar en verano.

De verdad nadie se para a pensar ¿qué el problema no está en que el adolescente sea un mal estudiante? Que cuando un joven suspende reiteradamente, cuando su formación académica ha ido normal, sin grandes sobresaltos, es que hay alguna “pupa” emocional o social que le impide cumplir sus objetivos.

Los jóvenes y adolescentes de hoy en día sufren mucho estrés, se le exige claramente un rendimiento académico pero se desatienden otras partes más importantes del desarrollo vital, desde mi punto de vista profesional mucho más importantes para que toda la máquina vaya correctamente.

La sociedad cambia y los métodos también, no sirve de nada machacar una asignatura hasta la saciedad si a ese niño/a o adolescente, no lo escuchas, no trabajas la parte emocional con él, no hablas de sus preocupaciones y miedos, no desarrollas las habilidades sociales y comunicativas, normas sociales de conductas y un sinfín de aspectos más que hacen de él o ella una persona en pleno desarrollo.

De verdad prueben, intenten poco a poco dejarse ayudar de otras maneras, hablan con familias que hayan pasado por este proceso y verán que es cierto, hay una frase que lo describe muy bien”cuando más te haga llorar será cuando más te necesite”, nuestros jóvenes están llorando lágrimas de sangre, porque como sociedad y unidad familiar no estamos sabiendo identificar sus problemas y miedos. No nos escudemos en la parte económica de todas estas formas de gestionar un proceso o una problemática, acudir a intervención o a terapia, gestionar nuestro bienestar familiar es un plus añadido al nivel de vida y vida solo tenemos una, esto ya no es excusa.

No machaquen a los pequeños, porque este proceso mal llevado puede hacer de ese niño/a o adolescente un mal estudiante o una persona conflictiva de por vida.

Este es mi veraniego beso para tod@s vosotr@s, siempre se está a tiempo en #HacerLasCosasDeOtraManera.

 

María Tamame Montero.

Edukas Centro Psicosocial.