Jueves, 14 de diciembre de 2017

Crepúsculos de estío

El verano es la estación de las promesas. Todo parece poder cumplirse. Y una suerte de sensación de eternidad se apodera de nosotros,  ilusos. Pero la mujer que se dirige a casa, en este crepúsculo de la imagen, realiza su tarea cotidiana campesina, sin ser consciente, pero no le importa, de que, ella sí, vive en la justa duración de las estaciones y en ellas realiza su tarea y se salva, sin importarle nada más.
El verano es la estación de las promesas. Todo parece poder cumplirse. Y una suerte de sensación de eternidad se apodera de nosotros,  ilusos. Pero la mujer que se dirige a casa, en este crepúsculo de la imagen, realiza su tarea cotidiana campesina, sin ser consciente, pero no le importa, de que, ella sí, vive en la justa duración de las estaciones y en ellas realiza su tarea y se salva, sin importarle nada más.
 
José Luis Puerto (Texto) / Rosa Gómez (Fotografía)
 
(LA MIRADA).- Una mujer de La Alberca regresa del riego nocturno en su huerto particular