Martes, 12 de diciembre de 2017

Siguen los nombramientos a dedo en Ciudadanos

Coincidiendo con el bandazo dado por Albert Rivera, quien nuevamente ha vuelto a pasarse por el forro sus compromisos electorales en materia de investidura de un presidente de Gobierno, el Comité Ejecutivo Nacional de Ciudadanos ha acordado nombrar subdelegados provinciales del partido en Castilla y León.

Según el delegado territorial de Ciudadanos en la comunidad, Miguel Ángel González Rodrigo, con dichos nombramientos, “se culmina el proceso de fortalecimiento de la estructura orgánica del partido”, que a partir de ahora contará en cada provincia con un subdelegado nombrado a dedo desde Barcelona y con un coordinador elegido por la militancia. Se supone que ellos sabrán cual es el orden jerárquico y las funciones de esa extraña dualidad de cargos en un partido que se llena la boca de “regeneración democrática” pero que practica muy poquito la democracia interna.

De hecho, González Rodrigo, que es el que ha propuesto el nombramiento de dichos subdelegados, fue nombrado a dedo el pasado mes de enero en sustitución de Luis Fuentes, quien había sido nombrado por el mismo procedimiento antes de las elecciones municipales y autonómicas del año 2015 y dejó de el cargo de delegado territorial al ser nombrado directamente por Rivera miembro del Comité Ejecutivo Nacional.

¿Cuándo tiene previsto celebrar Ciudadanos un congreso autonómico que elija democráticamente a la dirección del partido en la comunidad? Esta es la pregunta que se hacen sin obtener respuesta los afiliados de base que están hasta el gorro de los manejos y las caprichosas imposiciones de unos dirigentes nombrados “digitalmente” desde Barcelona.

A este déficit de democracia interna se añade la absoluta falta de transparencia de dichos dirigentes, que, a diferencia de los de otras comunidades, siguen sin dar a conocer los sueldos que perciben de las instituciones públicas. O peor aún, lo hacen omitiendo parte de su remuneración, como hizo Fuentes al ocultar la “indemnización” fija de 1.800 euros mensuales que complementa el sueldo de 72.605 euros anuales que tiene asignado como portavoz del grupo parlamentario en las Cortes de Castilla y León. Que a estas alturas Ciudadanos siga predicando “regeneración democrática” al resto empieza a ser algo peor que un sarcasmo.