Viernes, 15 de diciembre de 2017

Leer y crear la doble vida de las cosas

Cuando hablamos de disfrutar de unas vacaciones en plena naturaleza, acompañados del rumor del agua, el viento entre los árboles y el canto de los pájaros, estamos hablando también de leer el entorno que nos rodea y pensar en el como si fueran las páginas de un libro que vamos escribiendo día a día. 

Y es que en el mundo de la imagen en el que vivimos, tan vinculado al consumismo, es posible rescatar detalles, textos e imágenes, rocas y cordilleras, ovillos y ovejas, sopas y mares, ojos y bocas, que nos confirman que es posible apropiarse del mundo a través de las miradas y de las palabras.

Pero para para mirar y para encontrar las palabras hace falta siempre un poco de tiempo. Y, este tiempo a veces, hace tanta falta como el que invertimos con un montón de palabras y de miradas que no nos llevan a nada. Eres tú el que decide dónde las gastas. O las malgastas.

Por eso, las vacaciones son la excusa ideal para compartir respuestas a preguntas que no encontrabas cuando no tenías momento o ganas para hacerlas.  Y si quieres un poco de inspiración para crear a través del entorno que te rodea, prueba a leer el Libro de las Preguntas  (Pablo Neruda/Il. Isidro Ferrer. Ed. Mediavaca, 2006), Manualidades ecológicas para niños (Claire Youngs. Ed. Juventud, 2012), o El idioma secreto (María José Ferrada. Ed. Faktoría K de Ibros, 2013). 

Las creaciones que acompañan al texto fueron realizadas en un interesantísimo taller compartido con María José Ferrada y Rodrigo Marín en La Querida, casa de Vacas y Castaño).

¡Felices vacaciones, curios@s! 

Rebeca Martín