Martes, 12 de diciembre de 2017

A mi Salamanca, reflejada en el Tormes

En la corriente de un río,

de tibio caudal sonoro

 se refleja tu albedrío

 cual si fueras mi tesoro.

 

Yo te miro, yo te admiro,

 tú me miras, me sonríes,

 mi pecho lanza un suspiro

 hoy te regalo alelíes.

Bella, coqueta, elegante,

 quiero te sientas amada,

 solo verte ya es bastante,

 con tu melena dorada.

 

Confío en tu fortaleza,

 con ese aire del llano

 es la brisa quien te abraza

 pero soy yo, quien te amo.

        

                                        Andrés Barés Calama