Lunes, 11 de diciembre de 2017

“Hay un autismo social, derivado del uso patológico de las nuevas tecnologías”

La UPSA acogió una interesante conferencia organizada por el Máster de Formación del Profesorado en el que se trató lo que es la inteligencia emocional y la espiritual

Begoña Ibarrola, en el auditorio Juan Pablo II de la UPSA

El Auditorio Juan Pablo II de la Universidad Pontificia de Salamanca acogió este lunes una conferencia ofrecida por Begoña Ibarrola, conocida experta en inteligencia emocional, inteligencias múltiples, musicoterapia y educación de las emociones.

Begoña Ibarrola analizó lo que influyen las nuevas tecnologías a las inteligencias emocionales. “Afectan para bien y para mal. Hay un autismo social, que es el uso patológico de las tecnologías, pero estas no son malas o buenas, es el uso que se les dé a las mismas. El uso de las tecnologías tienen componentes emocionales que hacen que algunas personas que no resuelven sus problemas emocionales y se refugian en las tecnologías para experimentar, para tener redes maravillosas pero que en realidad son vacías y huecas. Hay un potencial en los videojuegos que podrían mejorar el desarrollo de habilidades emocionales, con herramientas de autocontrol, de regulación, si se ejercitan algunas habilidades pasas de nivel en algunos videojuegos que ayudan a las emociones y hay otros que promueven la violencia. Es un recurso que bien manejado puede aportar muchas cosas buenas porque engancha a todo tipo de edades”.

Begoña Ibarrola explicó que la conferencia básicamente trata sobre lo que es la inteligencia emocional y la inteligencia espiritual. “Una es más conocida que la otra porque influye más sobre las emociones y porque se ha estudiado mucho más sobre ella, que es la emocional. La espiritual es una inteligencia que sigue estando a debate. Hay que ver qué competencias son propias sobre cada una de las inteligencias, en qué punto se tocan, y en cuales no y sobre todo cuando y donde se aplican en el aula con ejemplos de distintas investigaciones”.

Ibarrola apuntó que “en algunos sitios las estrategias pedagógicas de estas inteligencias sí se están tratando porque tenemos más recorrido en una que en la otra, pero desde hace tiempo, unos 20 años, hay centros que ya las aplican y los alumnos progresan en el desarrollo de habilidades y competencias”.

Según esta experta en este tipo de inteligencias, destacó que se ha demostrado que con una serie de herramientas se perfecciona el aprendizaje, previene conductas de bullyng, de acoso, se suicidios, cualquier problema de depresión, de situaciones difíciles y de estrés. Se estudia el autocontrol y tiene mucho que ver con el manejo de la violencia, que al final son conductas que derivan en otros problemas”.

En cuanto a los métodos Begoña Ibarrola dijo que el objetivo es que los niños aprendan a controlar sus emociones, que aprendan qué les causa esas emociones y cuando las tienen que entiendan lo que les ha pasado y como se sienten los niños. Que aprendan a regular sus emociones y luego es importante que aprendan a conocer las emociones de los demás y que sepan que cada persona es diferente y que toda esa información les sirve para las relaciones personas y que sean satisfactorias.

Por último la profesora quiso dejar claro qué relación tiene la inteligencia espiritual en relación con la religión y Begoña Ibarrola dijo que “la inteligencia espiritual es como el agua y las distintas religiones serían los recipientes donde está esa agua, distintas formas de expresar la espiritualidad, con unos ritos, celebraciones en definitiva es una dimensión más de la persona, un desarrollo de valores éticos que hay que potenciar para no tener una vida hueca o vacía”, finalizó.

Begoña Ibarrola es Licenciada en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid, psicóloga y directora en diferentes instituciones, Ibarrola ha trabajado con niños y adolescentes con problemas de conducta y discapacidad hasta 1996. Terapeuta infantil durante 15 años. Imparte cursos de formación desde 1978 al profesorado y familias. Además es conferenciante internacional, profesora del Máster en Musicoterapia de la Universidad Autónoma de Madrid, profesora del Curso de Coaching Educativo de Coanco y del Curso Superior de Dirección y Gestión de centros educativos de la Universidad Pontificia de Comillas.

Desde 1996 está en excedencia para dedicarse a escribir, investigar y ofrecer conferencias. Es autora, entre otros libros, de: Música para antes de nacer, coautora de los dos Programas de Inteligencia Emocional 'Sentir y Pensar' y autora de Cuentos para sentir, Cuentos para el adiós, Cuentos para educar niños felices, Cuentos para aprender a convivir, Aprendizaje emocionante: neurociencia para el aula. También es la artífice de la colección 'Cuentos para sentir' ilustrados (24 cuentos), y autora de una App para Ipad sobre La historia de Dracolino (Technólogy for emotions 2014). También es miembro de la editorial digital Paisandu donde su publica toda su obra.

La conferencia estaba organizada por el Máster de Formación del Profesorado. El acto estuvo abierto al público hasta completar el aforo.

Texto y fotos: Ángel Arroyo