Lunes, 11 de diciembre de 2017

La fábrica de combustibles de Juzbado exporta más del 60% a centrales de Europa  

El grupo empresarial logró el pasado año una cifra de negocios de 385 millones de euros

El fuerte impulso por la internacionalización, la diversificación de sus dos áreas de negocio, la de combustible y la medioambiental, mantener la competitividad y aumentar la inversión en innovación, han sido las apuestas del Grupo ENUSA durante   2015.

ENUSA en 2015 contaba con 726 trabajadores y ha alcanzado una cifra de negocios de 385 millones de euros. Sus resultados después de impuestos han sido de 11 millones de  euros. El área de Aprovisionamiento de ENUSA, empresa matriz del Grupo, ha firmado importantes contratos de servicio de enriquecimiento y compras de concentrados de uranio que permitan garantizar el suministro. El área de Fabricación de Combustible ha alcanzado en 2015 una producción superior a las 328 toneladas de uranio equivalente (tU), de las cuales más del 60% han sido destinadas a la exportación a centrales europeas.

La Fábrica de Juzbado sigue implantando su mejora permanente en el proceso de fabricación, ha realizado una fuerte inversión en la actualización de equipos y sistemas, llegando en 2015 una cuantía de 5,1 millones. La compañía continúa sus actividades de internacionalización con el suministro de equipos de inspección de combustible fresco e irradiado en el mercado  internacional. En este sentido, el pasado año exportó más del 60% a centrales nucleares de Europa.

ENUSA sigue apostado en Innovación a través de los proyectos de I+D. En 2015 se abordaron 6 nuevos proyectos de investigación con una inversión de cinco millones de euros (5 M€) y una dedicación equivalente a 25 investigadores/año. La empresa de transporte de mercancías peligrosas, ETSA, ha ejecutado 43.000 expediciones en el área de medicina nuclear, equivalentes a 100.000 paquetes y que han supuesto más de 5M€ de facturación. Además, ha participado en el primer Simulacro sobre Seguridad Física “Gate to África”, organizado por la Agencia Internacional de la Energía Atómica (IAEA).

En cuanto a las actividades medioambientales en 2015 EMGRISA continúo su proceso de internacionalización con el asentamiento de una sucursal de Lima y el desarrollo de actuaciones con organizaciones multilaterales en otros países como Chile, Bolivia y Mongolia. Por su parte, la planta de biogás de Juzbado y la planta de residuos sólidos urbanos de Cervera de Maestre han cubierto sus expectativas para el 2015.

El Centro de Saelices el Chico continúo con la clausura de las antiguas instalaciones mineras y el desmantelamiento y cierre de la Planta Quercus. En 2015 se ha apostado por la creación de suelos artificiales preparados “a medida” por lo que se está desarrollando una aplicación de tecnosoles, diseñados y fabricados con la composición y propiedades que requiere cada zona impactada, con el objetivo de recuperar el espacio natural afectado por las actividades de explotación.