Martes, 12 de diciembre de 2017

La España transversal

El PP ha conseguido tirar más de la cuerda hacia su lado. Van a obligar a PSOE y a Ciudadanos a abstenerse para evitar unas nuevas elecciones.

La pinza PP-PODEMOS se ha consumado. Lo que en términos de ciencia política se define con polarización, se ha cumplido. Las opiniones se han convertido en votos y han dividido ya, realmente a España. Ese fantasma que antaño agitaban PP y PSOE para buscar votos entre el electorado nacionalista o de jóvenes y mayores, hoy, lo ha conseguido el Partido Popular. Cada vez más se parece Rajoy al casi olvidado Arzalluz, famoso agitador y creador de la expresión “unos agitan el Árbol y otros recogen las nueces”. Si Isabel San Sebastián relataba como coautora del libro “El árbol y las nueces” la acción del PNV sobre ETA y el protagonismo del Lehendakari en aquel momento, hoy podemos establecer suficientes analogías con Mariano Rajoy.

El PP ha conseguido tirar más de la cuerda hacia su lado. Van a obligar a PSOE y a Ciudadanos a abstenerse para evitar unas nuevas elecciones. Y lo que es peor, tragar con Mariano Rajoy como presidente electo. La responsabilidad llama porque si no, los ciudadanos tomaran el control de las instituciones por encima del poder político. No nos podemos permitir tener una clase política que no quiera ponerse de acuerdo en un momento de máxima tensión internacional. El primer paso será tener presidente en breve, con victoria a secas, pero tenerlo. A continuación sería aprobar unos Presupuestos Generales del Estado urgentes para salvar el 2016 y el 2017 y forzar unas nuevas elecciones en el frío invierno de 2017-2018, máximo en el invierno de 2018-2019.

El aumento de la participación en los graneros de votos de PP y PSOE: Castilla y León y Galicia; y Extremadura y Andalucía, respectivamente; es que los aparatos han funcionado. Igual lectura, en negativo, tiene para las comunidades donde no ganan o donde han perdido ambos: Valencia, Castilla La Mancha, Aragón, Cataluña y País Vasco.

A nivel local, los datos no pueden ser más demoledores. Ciudadanos es víctima de los errores de los viejos partidos: Candidatos cuneros que no son ni conocen la provincia a la que representan y formar parte de Gobiernos en los que, sin tomar decisiones, te ves arrastrado por el desgaste del poder y la devastación de las ilusiones creadas. Ya se ha dado el tiempo suficiente de vida para que se separe el personalismo presidencial a la representatividad local.

Europa aprieta. Las Instituciones Europeas han dado el golpe en la mesa con el Brexit y lo darán con el resto de países. Se han dado cuenta que el ninguneo permanente al que se ven sometidas por las cuestiones internas de los países tienen que tener coto y España será la siguiente víctima. Los excesos del déficit y su sanción caerán independientemente de que incluso el siguiente Gobierno se constituya, más allá de que sea hasta bajo el mandato de Rajoy. Tampoco perdonarán a un gobierno de Podemos-PSOE que no acate las previsiones de déficit y de deuda. Ni las instituciones ni los mercados están para bromas y el miedo se percibe con las caídas del Brexit. Los mensajes de esta noche marcarán las aperturas de Bolsas pues contienen mensajes económicos ciertos:

  • Mariano Rajoy: España asoma la cabeza, España sale adelante y hemos ganado las elecciones. Seguiremos en esa dirección, la buena dirección.
  • Pedro Sánchez: “Mensaje a Rajoy, ha ganado, le he felicitado, formará nuevo Gobierno”
  • Pablo Iglesias: Ningún mensaje a la estabilidad de España y sí a la “lástima” de quienes se equivocan no dándole más apoyo.
  • Albert Rivera: “Voto útil para que el centro cambie la vida política, el Gobierno y las Instituciones. El Centro ha venido para quedarse y para reformar España.”
  •  

Se presenta ante nosotros ya, una acuerdo trasversal. Un Gobierno de España trasversal a las ideas, rompedor a las 2 Españas y sólido para las inversiones. Los trabajadores y los empresarios necesitamos un Gobierno que respalde con decisiones trasversales, pero sólidas, las necesidades de agilización de la economía. Pedro Sánchez y Albert Rivera están obligados a pactar con el PP, por responsabilidad política interna e internacional. Ahora sí, hay que pensar en la concordia, el apoyo de Gobierno y en el Pacto de futuro por España. Por estos 2 partidos, este resultado, no puede verse como un fracaso, si no como la gran oportunidad. Deben coger el guante de la moderación y la calma lanzada por los votantes ante la amenaza del Brexit y la presión de la situación de España en el contexto internacional de exportación y capacidad financiera. Hemos visto nuestra exposición a las variaciones externas, así que toca mostrar fortaleza. El mensaje del conjunto de la ciudadanía es claro y el de los políticos debe ser cristalino: hay Gobierno.

Líder a líder el análisis podría ser el siguiente:

  • Mariano Rajoy. Es el gran representante del mantra que se repite entre los líderes populares desde Fraga: Prudencia, Paciencia y Perseverancia. El tipo que gana en las distancias cortas lo que no gana nunca en las largas. Su tiempo marca una cuenta atrás para dejar el partido en manos de las futuras asambleas y que elijan a su joven sucesor o sucesora. La posición adoptada de  aguante estoico ante el temporal le han salvado, pero que no se equivoque ni él ni el partido, el mensaje no ha de ser hemos ganado, el trabajo está hecho, sino que ahora es el momento de empezar con la ansiada y necesaria renovación. Le han dado un balón de oxígeno. Es necesario recuperar los activos de la gente con ganas y potencial e invitar a los elefantes a salir sin hacer ruido y dejando el espacio a la gente que aporta ideas y ganas, llega la época de cerrar el cortijo y abrir el tarro de las ideas.
  •  
  • Pedro Sánchez. Bien podría aplicarse el mismo mantra popular, porque, en esta ocasión, es la que le ha salvado. Lejos de perder, ha ganado la demostración en estos días de que, por fin, parece haber unido al PSOE entorno a sí mismo. “El aunador”.
  •  
  • Albert Rivera. Chaval, España necesita que la cortejen. Esta vieja nación no quiere nietos listos, quiere a los más pillos o pícaros. Le regalaría el libro de Lazarillo de Tormes en su próxima visita a Salamanca y un par de salidas los jueves por la noche.
  •  
  • Pablo Iglesias. Es el líder más amortizado de todos. Su etapa acaba de terminar. Bien la corriente de Izquierda Unida, bien la pujanza de las “confluencias” le van a recordar que no ha aumentado la fuerza nacional de la formación entorno a su figura y van a derrocarlo sin más dilación.  Hoy Pablo Iglesias murió de éxito, adulado y elevado a las alturas por los palmeros que los medios se encargaron de encumbrarlo,  hoy no vio el muro contra el que falso mesías iba encaminado.

 

El análisis partido a partido sería el siguiente:

  • Partido Popular. Sabe ganar elecciones, no sabe ganar Gobiernos. Es el más claro ejemplo de equipo que gana partidos, pero le cuesta ganar finales. El Gobierno se ejerce no de manera paternalista, si no de manera vecinal, comunal, como el de una Comunidad de Vecinos. Ni el administrador de fincas está seguro en su puesto.
  •  
  • Partido Socialista. Debe encontrar una identidad, una, propia. En estas elecciones se la ha jugado a hacerse valer como el partido elegido por el Rey de España para poder ser investido, pero ese cartucho se ha quemado. Desde el lunes 27 deben buscar un motivo por el que seguir existiendo.
  •  
  • Ciudadanos. Estabilidad. Tiene el ejemplo de UPyD hace unos años para que no le pase. Introducir a jóvenes con ganas, sin desgaste político y con capacidades personales demostradas en lo profesional (carrera profesional fuera de la política) son los grandes valores a hacer valer. Pero debe hacerse valer ahí donde está para demostrarlo. Formar parte de gobiernos, pasando de puntillas sólo les llevará a ser fagocitados por aquellos partidos a los que apoye. Debe independizarse de papa y de mamá y dejar de acomodarse al haber llegado al sillón desde la nada. Tras esta segunda votación, Ciudadanos es más decisivo que antes, pero debe saber tragar sapos y empezar a demostrar cosas.
  •  
  • Podemos. El gran valedor del movimiento social. Ha demostrado que, ni con todo el aparato institucional en su contra, se mitiga su potencial. Es la fuente de la que deben mamar PSOE y PP para poder recuperar votos. Es el único partido que no depende de sí mismo, depende de lo que hagan con él. Ellos mismos van abocados a la clásica autodestrucción interna por los conflictos, corrientes e intereses internos, pero también a la absorción de su electorado por el bipartidismo.

 

Cataluña, de nuevo, manda. Si el PSOE no se suma al bloque de Gobierno trasversal, deberá buscar el PP el apoyo de Ciudadanos y de CDC, con el que suma mayoría. Quizá hasta un PNV desesperado por no desaparecer en el País Vasco busque apoyos en un Gobierno trasversal que cuente con muchos.

El PP gana, Mariano Rajoy amortiza su enrocamiento, pero debe ir buscando ya su salida. Este Gobierno dará una imagen pública estable para el día 27, para que la bolsa, los mercados, los inversores extranjeros y los importadores no pierdan la credibilidad en España. El color azul con el que se pinta la España del 26J hace un llamamiento a una España trasversal de la renovación, de las nuevas ideas, las nuevas formas de Gobierno y las nuevas caras. Si el PP quiere ganar las próximas elecciones debe empezar desde ya a fortalecerse y hacerse creíble con alguien que pueda asegurar tener las manos limpias y la conciencia tranquila. La diferencia en escaños entre el primero y el segundo, PP y PSOE lanza un mensaje claro a este último: debe sumarse para recuperar el terreno perdido. El centro político está perdido tras la polarización PP-PODEMOS así que sólo quien vaya a por el con decisión y perspicacia, logrará poder volver a combatir al PP.