Domingo, 17 de diciembre de 2017

Semana ‘movidita’ políticamente

Esta semana está viniendo plagada de novedades en la esfera política: los británicos han decidido abandonar la UE, el gobierno colombiano y las FARC han firmado el alto el fuego definitivo, y para culminar llegan las elecciones generales, tras una semana en la que se han destapado escuchas del ministro del Interior buscando ‘trapos sucios’ de sus adversarios políticos. No obstante, como para las elecciones ya habrá tiempo una vez que se sepan los resultados, me voy a ceñir a analizar lo ocurrido con el Brexit.

 

Este jueves los británicos decidieron en referéndum abandonar la Unión Europea, lo que ha abierto un intenso debate (tanto interno como externo) sobre los posibles efectos que este hecho puede desencadenar. No obstante, cabe resaltar que éstos se desconocen a ciencia cierta, pues nunca un país ha abandonado la UE con anterioridad.

 

En todo caso, lo que sí parece claro es que el llamado ‘Brexit’ ha supuesto un importante golpe para el proceso de integración europea, alentando a las voces euroescépticas que lo cuestionan. Asimismo, también amenaza con llevarse por delante al Reino Unido como Estado, debido a las discrepancias internas que han surgido entre escoceses y norirlandeses respecto al bloque Gales-Inglaterra.

 

Respecto a la Unión Europea, el Brexit ha alimentado el fortalecimiento de las voces partidarias de abandonar la UE en otros países, como Francia o Países Bajos, donde algunos líderes políticos ya han pedido un referéndum al estilo del dado en Gran Bretaña. Por ello, el mayor miedo en el seno del europeísmo es ahora a que se ‘contagie’ el euroescepticismo británico y se acabe llevando por delante la propia Unión Europea y sus instituciones.

 

En cuanto a la integridad del Reino Unido, la opuesta dirección del voto en su seno hace que pueda acabar desembocando en la propia fragmentación de dicho Estado. En este sentido, Escocia e Irlanda del Norte han votado por la permanencia en la UE, mientras que Inglaterra y Gales optaron por la independencia. Aprovechando este hecho, el Sinn Fein, que participa en el gobierno de Irlanda del Norte, ha reclamado un referéndum en este territorio en que se decida entre unificarse con la República de Irlanda o permanecer en el Reino Unido.

 

 

Salida (Brexit)

Permanencia en la UE

Escocia

38’0%

62’0%

Gales

52’5%

47’5%

Inglaterra

53’4%

46’6%

Irlanda del Norte

44’2%

55’8%

TOTAL (Reino Unido)

51’9%

48’1%

 

Por su parte, en Escocia se ha dado un hecho bastante paradójico. Hace dos años sus ciudadanos rechazaron en referéndum su independencia, básicamente por no querer desconectarse de la Unión Europea. Curiosamente, ahora el conjunto del Reino Unido ha optado por separarse de la UE, aunque Escocia ha apoyado de manera bastante mayoritaria (62%-38%) mantenerse en la misma. Esto plantea ahora un condicionante interesante, y es, dado el cambio de circunstancias, si habrá un nuevo referéndum en que los escoceses puedan optar a unirse a la UE como Estado independiente.

 

Desde luego, todo hace pensar que el ejecutivo escocés, formado por miembros del Partido Nacional Escocés (Scottish National Party -SNP-), solicitará dicho refrendo, o en su defecto llevará una iniciativa en dicho sentido al parlamento escocés (donde el independentismo posee mayoría absoluta). A este respecto, la ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, ya ha declarado que considera “democráticamente inaceptable” que a Escocia se le haga salir de la Unión Europea contra su voluntad. Otra cosa es que desde Londres se acepte volver a dar la palabra a Escocia por mucho que hayan cambiado las circunstancias.

 

En todo caso, tanto el Reino Unido como la Unión Europea han quedado tocados en su integridad territorial por el Brexit, que podría llevarse por delante a ambos como consecuencia, en un proceso que podría ser similar al desmembramiento de la Unión Soviética en 1991, desencadenado tras la Perestroika impulsada por Gorbachov.

 

Sea como fuere, el Reino Unido pasa a prepararse para unas nuevas elecciones en que se elegirá primer ministro, pues David Cameron, que había defendido la permanencia en el referéndum, ha presentado su dimisión. Veremos si para cuando tengan nuevo presidente los británicos los españoles hemos sido capaces de tener el nuestro. El domingo toca hacer una visita a Doña Urna.