Martes, 12 de diciembre de 2017

El salmantino Vicente González Blázquez, de Vasbe, recibe el Cecale de Oro

La patronal de Castilla y León reconoce el tesón y el buen hacer de nueve emprendedores, uno de cada provincia de la comunidad
Los premios Cecale de Oro se entregaron en el Parador de Segovia

La fiesta anual de los empresarios de Castilla y León, la entrega de los premios Cecale de Oro celebrada este jueves en el Parador de Segovia, fue un momento para reconocer el tesón y el buen hacer de nueve emprendedores, uno de cada provincia de la comunidad, incluido el salmantino Vicente González Blázquez, de Vasbe.

Además, el encuentro fue una ocasión para que el presidente de la patronal, Santiago Aparicio, hiciera un análisis de la situación, tanto de la económica como de la política. La palabra clave de 2017, dijo tras otorgar un calificativo a cada año desde 2008, es «incertidumbre». Porque muchos empresarios le dicen que «no lo ven nada claro» y «la situación es tan increíblemente extraña que, por cambiar, puede cambiar hasta la propia configuración de la Unión Europea.

Los mejores por «el arraigo con la tierra»

Los nueve premiados en la gala de Cecale son ejemplos de lo que es capaz Castilla y león, «los mejores, por tamaño, por calidad, por su comportamiento innovador y audaz o por su acierto a la hora de atreverse a iniciar aventuras internacionales», pero también, destacó Santiago Aparicio, «por el arraigo que demuestran con la tierra que les vio nacer o crecer» y por las cuatro características de los premios, «confianza, empuje, tesón y brillantez».

Los premios Cecale de Oro de esta XXIII edición, que cuenta con el patrocinio de CaixaBank, son Mercedes Morán Aguilera, de la empresa Elgorriaga Brands, propuesta por la Confederación Abulense de Empresarios (CONFAE); Mariano Esteban García y Agustín Blanco Bocos, de Viajes Marsol, por la Confederación de Asociaciones Empresariales de Burgos (FAE); Juan José Fernández Orejas, del Grupo Hedisa, por la Federación Leonesa de Empresarios (FELE), y Eduardo Infante López, de Aupasa Automoción, por la Confederación de Organizaciones Empresariales Palentinas (CPOE).

A la lista de galardonados se sumaron también Vicente González Blázquez, de Vasbe, designado por la Confederación de Organizaciones de Empresarios Salmantinos (CONFAES); Pedro Benito Martín, de Suministros Transcose, por la Federación Segoviana de Empresarios (Fes); Jean Michel Chauvin, de Soriadis-E.Leclerc, por la Federación de Organizaciones Empresariales Sorianas (FOES); Javier Fernández Cillerruelo (a título póstumo), de Almacenes Javier, por la Confederación Vallisoletana de Empresarios (CVE), y Marcos Rodríguez González, de Hijos de Salvador Rodríguez (Quesos El Pastor), por la Confederación de Organizaciones Zamoranas de Empresas (CEOE-Cepyme Zamora).

En su discurso ante un auditorio en el que se encontraban la vicepresidenta de la Junta de Castilla y León, Rosa Valdeón, y la presidenta de las Cortes regionales, Silvia Clemente, Aparicio subrayó después de comentar el reto que supone ser empresario que «vivimos tiempos duros, por mucho que intentemos asirnos a la bondad de algunas cifras desnudas y soñar con que nos dejan manejar nuestro destino».

Y si hay que destacar en la intervención de Aparicio un término, el que más repitió es «incertidumbre». Lo mencionó para pedir compromisos a los políticos y a todos los agentes sociales, con la referencia inmediata de las elecciones del domingo –en las que «nos jugamos muchísimo»–, un llamamiento a ejercer el derecho al voto y un mensaje sin doblez: «Tras las votaciones, sea cual sea el resultado, ha llegado el momento de eliminar de una vez las líneas rojas».

Compromiso

La situación le llevó a pedir «encarecidamente a los representantes de las fuerzas políticas que tienen la llave de nuestro futuro un compromiso real por el progreso de Castilla y León». Y el contexto lo definió a continuación: «Si en estos momentos los partidos políticos no identifican que vivimos una época en la que es imprescindible el análisis realista, riguroso y veraz, puede que no volvamos a tener otra oportunidad semejante». Además, a quienes se dedican a la política les dedicó el argumento de que «deberían tomar ejemplo de Castilla y León, una comunidad autónoma donde existe el diálogo con mayúsculas»; un diálogo social, agregó, «como método de trabajo apropiado para abordar reformas, cambios y adaptaciones en los sectores productivos de las empresas, con la vinculación, por supuesto, de los trabajadores».

Aludió así el presidente de la patronal a que en Castilla yLeón este diálogo ha avanzado de forma sustancial para alcanzar todos los ámbitos de la economía y de la sociedad, «como muestra de responsabilidad con el territorio y con las personas que lo habitan».

Pero antes, al comentar los últimos datos económicos –el pronóstico de la OCDE de que España crecerá este año un 2,8% y el crecimiento del 1,2% anual previsto por el Banco de España para el lustro 2020-2025–, Aparicio volvió a insistir en que la incertidumbre es negativa y «conviene no perder de vista esa seria advertencia de que la demanda interna llevaría bastante mal que siguiera un clima de incertidumbre en cuanto al Gobierno de España. Confiemos –recalcó– en que la próxima legislatura dure, por lo menos, diez veces más que la última». Así, se refirió también a «una eventual tercera repetición» de los comicios, «que Dios no lo quiera, por el bien de todos y por las inversiones pendientes que esperan a las puertas de España».

Porque en este análisis, encaminado a subrayar que mantiene la esperanza en el potencial «que pretendemos desentrañar y aprovechar para que Castilla y León se convierta en la explosión de la región oculta», volvió a aparecer la incertidumbre, el factor que «tan eficazmente espolea la producción artística» pero que «hace que el dinero, siempre timorato, cambie de táctica». Y recordó al respecto que muchas voces representativas de la economía española advierten desde hace semanas de que «esa incertidumbre contrae y genera parón en las inversiones, muy especialmente en las que proceden de fuera de España, que están invernando o buscando mercados más estables».

Fuente El Norte de Castilla