Lunes, 11 de diciembre de 2017

Cada año se diagnostican en España unos 900 nuevos casos de ELA

La esclerosis lateral amiotrófica es una patología progresiva e incurable. La esperanza de vida de las personas que la padecen se estima en tres años

Una persona con la enfermedad maneja una silla de ruedas

Debilidad en las extremidades (60-85% de los casos) o en la región bulbar (15-40%), pérdida de fuerza progresiva, torpeza, disminución de la masa muscular y calambres, sobre todo tras el ejercicio, son los primeros síntomas de esta enfermedad degenerativa del sistema nervioso que ataca a las células nerviosas encargadas de controlar los músculos voluntarios. La esclerosis lateral amiotrófica (ELA) es más frecuente en varones, suele presentarse en la edad adulta y su causa sigue siendo desconocida en la mayoría de los casos, solo entre el 5-10% de los casos de ELA se debe a causas genéticas hereditarias. La edad media de comienzo es de 56 años y en más del 50% de los casos afecta a personas en edad laboral. Es la enfermedad de neurona motora más frecuente del adulto.

Con motivo del Día Internacional de la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), que se celebra el 21 de junio, la Sociedad Española de Neurología (SEN) quiere recordar que esta enfermedad que afecta a más de 3.000 personas en España, es la tercera patología neurodegenerativa con mayor incidencia tras la demencia y la enfermedad de Parkinson. Cada año se diagnostican unos 900 nuevos casos y una de cada 400 personas desarrollará la enfermedad.

Progresiva e incurable, la ELA evoluciona hasta la parálisis completa. “Estamos hablando de una enfermedad muy cruel que por lo general produce la muerte de los pacientes en menos de 5 años, principalmente como consecuencia de una insuficiencia respiratoria restrictiva progresiva”, explica el Dr. Jesús Esteban, Coordinador del Grupo de Estudio de Enfermedades Neuromusculares de la Sociedad Española de Neurología (SEN). La esperanza de vida de las personas que la padecen se estima en tres años, con una supervivencia de más de cinco años sólo en el 20% de los pacientes y de más de diez en el 10%.

Investigaciones en marcha

«Aunque no se ha descubierto ningún tratamiento nuevo desde hace más de 20 años y el que existe tiene efectos muy limitados, la calidad de vida de los pacientes y las posibilidades de supervivencia han mejorado en los últimos años debido a que se ha avanzado bastante en el desarrollo de ciertas técnicas que permiten evitar que se produzca un deterioro excesivo de la calidad de vida de los pacientes», señala el Dr. Jesús Esteban. «La atención temprana y multidisciplinar de estos pacientes permite controlar mejor los síntomas y afrontar mejor el proceso de dependencia. Y, en este sentido, apostar por la creación de un mayor número de Unidades Especializadas, que aún son bastante escasas en nuestro país, nos permitiría no solo mejorar la calidad de asistencia a los pacientes, sino también potenciar el desarrollo de proyectos de investigación y ensayos clínicos coordinados tan necesarios para la lucha contra esta enfermedad».

LA ELA conlleva una gran carga de discapacidad y dependencia, debido a que un corto plazo de tiempo, los pacientes pasan de una situación de normalidad a una de dependencia completa. “Aunque en España no existen estudios que midan el impacto económico de la ELA, recientemente se han publicado varios trabajos en otros países sobre este tema que permiten estimar que el coste de un paciente con ELA se acerca a los 50.000 euros anuales”, explica el Dr. Jesús Esteban.

Se encuentran en marcha ensayos en fases avanzadas de nuevas moléculas y también ensayos clínicos de terapia celular con células madre, para encontrar otros fármacos que sean efectivos y para determinar la eficacia real de otro tipo de terapias comience a dar frutos en un futuro cercano.

Fuente: El Norte de Castilla