Lunes, 11 de diciembre de 2017

El 38% de los parados de larga duración en Castilla y León tiene más de 45 años

El último año, 3.700 personas entre 45 y 64 años que no tenían trabajo se han incorporado al mercado laboral en la Comunidad

El desempleo se ceba con los mayores de 45 años

La reactivación económica que comenzó hace dos años sigue dando sus frutos, aunque de forma contenida por la incertidumbre política que amenaza la esperada recuperación. Así, en el primer trimestre de este año se ha producido un descenso en el número de parados en Castilla León: un 10,4% a nivel general y un 4,8% en el caso de los mayores de 45 años, con lo que la Comunidad cuenta con 79.000 desempleados mayores de 45 años, el 38% del total regional.

Así lo refleja el informe de la Fundación Adecco #TuEdadEsUnTesoro: mayores de 45 años en riesgo de exclusión, cuyos resultados se basan en una encuesta realizada a 1.500 mayores de 45 años (100 en Castilla León), muchos de los parados de larga duración y, por tanto, más expuestos al riesgo de exclusión social y laboral.

Son los mayores de 45 años los más perjudicados por el desempleo de larga duración, afectando al 70% de los que no tienen trabajo. Según Francisco Mesonero, director general de la Fundación Adecco, “siguen existiendo importantes prejuicios en el seno de las empresas que lastran las oportunidades laborales de los desempleados senior. Entre ellos: El mayor de 45 años estará sobrecualificado y exigirá contratos más estables y/o mejor remunerados; estará menos preparado que el joven, menos familiarizado con las nuevas tecnologías y le costará mucho más interiorizar la dinámica del puesto o será menos flexible para hacer horas extra o viajar. 

El desempleo de larga duración no sólo representa un problema en sí mismo, sino que introduce a los afectados en una espiral de cada vez más difícil salida. “A mayor tiempo en desempleo, más desánimo a la hora de afrontar la búsqueda. Asimismo, los largos periodos de inactividad no encajan bien en los procesos de selección, situando a los desempleados de larga duración en clara desventaja a la hora de competir”, afirma Mesonero.

El informe ha detectado que gran parte de los mayores de 45 años parados de larga duración no sigue una estrategia acertada en su acceso al empleo, aspecto que se confirma en la presente encuesta. Concretamente, en Castilla León, un 66% está enfocando la búsqueda de forma errónea. Según Francisco Mesonero: “nos encontramos con muchos casos de mayores de 45 años con grandes competencias y actitudes para el empleo, pero que sin embargo desconocen cómo ponerlos en valor. Ello, unido a los prejuicios que aún siguen existiendo en muchas empresas, merma en gran medida sus oportunidades laborales”.

Protagonistas del nuevo empleo

Durante el último año, la economía de la Comunidad ha generado 19.500 empleos, de los que 16.900 (un 87%) han sido para mayores de 45 años, protagonistas del nuevo empleo; sin embargo, este protagonismo no obedece a un mercado laboral favorable para ellos. Se debe a que son los que representan el mayor porcentaje de desempleados: 38% del total en  Castilla León y por tratarse de un sector que tiende a incrementar su actividad. Durante el último año, 3.700 personas entre 45 y 64 años que no tenían trabajo ni lo buscaban se han incorporado al mercado laboral en Castilla León, fundamentalmente personas dedicadas a las tareas del hogar que necesitan trabajar por apoyar a una economía doméstica resentida.

Según Francisco Mesonero, “el gran reto es superar la parte estadística para incidir en el plano cualitativo, es decir, las empresas deben apostar por los senior por su talento, dando por clausurada la etapa de discriminación al trabajador mayor de 45 años, no sólo porque están en el ecuador de su vida profesional y son altamente competentes, sino porque nuestra sociedad, en máximos históricos de envejecimiento, necesita de su competitividad para garantizar la sostenibilidad del sistema de Seguridad Social”.