Viernes, 15 de diciembre de 2017

Casi 1.500 estudiantes se examinan de la última Selectividad tras 40 años de vigencia

La prueba de acceso en 2017 se sustituirá por una reválida que el estudiante tendrá que aprobar para obtener el título de Bachillerato y optar al acceso a los estudios universitarios

Un total de 2.837 estudiantes del distrito universitario de Salamanca han comenzado este martes la última Prueba de Acceso a la Universidad, que se prolongará hasta el jueves. El mayor número de alumnos se encuentra en la provincia de Salamanca, con 1.496, seguida de Ávila, con 676, y Zamora, con 665. Estas cifras suponen un incremento con respecto al número de matriculados el año pasado, con 2.731 inscripciones (1.483 en Salamanca, 662 en Zamora y 586 en Ávila). En total se realizarán 14.803 exámenes los tres días que durarán las pruebas, según informa el profesor Emilio Calle, coordinador de Pruebas de Acceso de la Universidad de Salamanca.

El ejercicio que más se repartirá en las aulas será el de “Comentario de texto” (2.655), seguido de Inglés (2.537), Historia, de España (1.538), Historia de la Filosofía (1.117), Química (1.063), Matemáticas (835) y Economía de la Empresa (770). La última prueba de Acceso a la Universidad ha comenzado hoy  con los ejercicios de las materias obligatorias: Lengua y Literatura Española, Historia de la Filosofía o Historia de España, y Lengua Extranjera. 

Durante las jornadas del miércoles y del jueves, los estudiantes se examinarán de las distintas materias de modalidad en las que se hayan matriculado, una de ellas incluida, junto las materias obligatorias de examen, en la “fase general” de la prueba de acceso, que se calificará sobre 10 puntos.  Además, el estudiante podrá realizar el examen de hasta cuatro materias de modalidad más, relacionadas con los estudios que se pretendan cursar, dentro de la llamada “fase específica”, de carácter voluntario y cuya calificación permite mejorar la obtenida en la “fase general”. 

En la provincia de Salamanca, las pruebas se realizarán en las Facultades de Ciencias, Filología y Psicología y en el Edificio de San Isidro, en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Industrial para los estudiantes de Béjar, y en el I.E.S. Tierra de Ciudad Rodrigo.

En la década de los 70, con la llamada “Ley Esteruelas” promulgada por la creciente demanda de estudios superiores, se instauró la famosa “Selectividad”, que se constituyó como una prueba de nivel indispensable para acceder a las facultades españolas. Tras 40 años de vigencia, esta Prueba de Acceso a Enseñanzas Universitarias (PAEU) desaparece tal y como la conocemos y será sustituida por la Evaluación fin de Bachillerato, popularmente conocida como “reválida”, que los estudiantes deberán superar para obtener el título de Bachillerato y poder optar así a matricularse en la Universidad.

Con la entrada en vigor de la LOMCE en el curso 2015–2016 en 1º de Bachillerato, la Prueba de Acceso a Enseñanzas Universitarias en 2017 se sustituirá por una reválida que el estudiante tendrá que aprobar para obtener el título de Bachillerato y optar al acceso a los estudios universitarios. Hasta ahora, bastaba con superar la evaluación continua marcada por el centro de Educación Secundaria pertinente para obtener el título, y la nota de corte para acceder a los estudios universitarios se obtenía a partir de la calificación media en el Bachillerato (60%) y los resultados de la Prueba de Acceso (40%).

A partir del próximo curso, la nota final de este examen por el que se obtiene el título de Bachillerato, siempre que se apruebe, se fijará con un 60% de la media de las asignaturas cursadas en Bachillerato y un 40% de la prueba final. Ante este polémico cambio, aunque la primera reválida sí que se realice en el verano de 2017, en esta ocasión no será obligatorio aprobarla para obtener el título de Bachillerato, pero sí contará para acceder a la Universidad, por lo que la PAEU quedará extinta después de 40 años de vigencia en el sistema educativo español. Aunque la entrada en vigor de la LOMCE da libertad a las Universidades para realizar pruebas de acceso específicas para sus estudios, la Conferencia de Rectores Universitarios de España y el Ministerio de Educación han acordado que esta reválida tendrá un carácter nacional de características similares a la anterior PAEU para zanjar así las posibles polémicas que pudieran surgir por las diferencias entre las pruebas de una institución u otra. 

Fotos: Alberto Martín