Viernes, 15 de diciembre de 2017

Cantar en coro: Una maravillosa experiencia musical

“La persona que procura pertenecer a un coro tiene en mente ante todo un objetivo: cantar con otros, participando en actividades que le permitan expresarse musicalmente, en un contexto de socialización y encuentro”

Coro ARTE MÚSICA – Florida de Liébana

Haciendo referencia a la importancia del canto coral, tema que considero componente esencial en el desarrollo humano, pienso que es preciso que las instituciones educativas activas, lo consideren significativo en su planeación musical curricular ya que permite, de una manera atractiva y entretenida, formar a los niños y jóvenes en la identificación de sí mismos y por ende del grupo.  El coro es una expresión musical de profundo contenido social, por obtener su sustancia de la vida misma, condensando en él, el espíritu de una sociedad determinada. Los coros de aficionados donde generalmente su composición humana está formada por personas de diversa extracción social, que desarrollan diferentes ocupaciones en la vida diaria, aportan una serie de elementos enriquecedores, como: sus  experiencias cotidianas, diversidad de pensamiento y gusto por la música, cada uno desde su estado – estudiante, ama de casa, obrero, empleado, comerciante, jubilado y profesional, quienes convocados por la magia del canto coral, llegan a formar una fraternal familia donde se atenúan – cuando no desaparecen - las barreras de la comunicación que la sociedad ha creado artificialmente entre sus miembros. Vale decir, que la música y en especial el canto coral articulan una conciencia común y el desarrollo armonioso de la personalidad del corista, donde a la par de una irreemplazable vivencia artística, se adquieren las bases de un comportamiento  social de profundas connotaciones humanísticas.  Sentimientos de compañerismo, responsabilidad, solidaridad, respeto al semejante, tolerancia  y la incentivación  de los hábitos del orden, de la disciplina de conjunto y la constancia, son algunos de los rasgos que se encuentran en la labor coral. Según la Declaración  de los Principios de la Confederación Argentina de coros (1965), que describe elocuentemente el significado socio – cultural del canto coral – dice: “(…) el cantante es el instrumento insustituible  para  que las obras corales de todas las épocas y países cobren vida para cumplir su función cultural”.

 “El canto coral adquiere un elevando sentido social al unir en las agrupaciones corales a seres humanos de diferentes círculos culturales, estratos sociales, ideologías, religiones, razas, sexos y edades”

La persona que procura pertenecer a un coro tiene en mente ante todo un objetivo: cantar con otros, participando en actividades que le permitan expresarse musicalmente, en un contexto de socialización y encuentro.

Situándonos en este contexto formativo, el director puede  tomar como punto de partida, la formación musical de los coristas - aunque este proceso sea a veces rechazado en algunos casos -,  ya que esto obliga al corista no alfabetizado musicalmente, a involucrarse en cuestiones inherentes a la Gramática musical y al entendimiento y solvencia del solfeo -.  Es preciso entonces que el director conozca con claridad el nivel de sus coristas, que crea que todos tienen la posibilidad de desarrollar su inteligencia musical  y sobre todo que entienda de qué manera perciben la música.

Los coristas no alfabetizados musicalmente, perciben este arte como una globalidad en la que melodía, armonía, ritmo, instrumentación, textura, color y expresividad son indistinguibles e inseparables. Desde mi experiencia personal, frente a la Dirección del  Coro ARTE MÚSICA de la localidad salmantina de Florida de Liebana y a través de estos 12 años de trabajo continuo  y sin abrumar con los temas gramaticales y de solfeo, he podido percibir, que paulatinamente, la cercanía y el manejo de las partituras corales, han permitido a los coristas, descubrir y entender  todos los elementos musicales mencionados anteriormente desde una perspectiva más individual, que aunados a los aspectos de la agógica y la dinámica, que aparecen en ellas, permiten, la apreciación de la estética de la música y se ha logrado que sean más receptivos y críticos en el mejor sentido de la palabra. Teniendo en cuenta este tipo de valoración, ha sido posible planear estrategias que ayuden al corista a enfocar cada uno de estos aspectos de la globalidad musical, ponerle nombre y participar en su creación en forma consciente.

IMPORTANCIA DEL CANTO AL UNÍSONO

Ahondando en las cuestiones metodológicas y a partir de la primera acción, de canto al unísono, el director puede asumir un proceso que permitirá a los coristas comprender mejor la música que están cantando, logrando  la compenetración musical en cuanto a la entonación, afinación, ritmo, timbres y color de las voces. Progresivamente, el trabajo metodológico se deberá ampliar pasando gradualmente por la práctica del canon, el quodlibet, para luego llegar al canto a dos, tres y cuatro voces, con obras relativamente sencillas, llevando al grupo hacia una práctica coral rica en armonía, en expresiones y en una interpretación más interesante de cualquier repertorio coral.

Entre las actividades a realizar progresivamente por el Director de Coro y que permitirán a los coristas lograr el objetivo mencionado, están:

  • El canto al unísono y en lo posible con acompañamiento de un instrumento armónico para, contribuye en primer lugar a tomar conciencia de la diferencia de registro entre voces y en segundo lugar, propicia la búsqueda de un canto afinado.
  • Lograr el estudio de la forma poética del texto, el hablar rítmicamente el texto, explicar las palabras desconocidas que aparezcan en el mismo o la traducción de texto completo - si está en otro idioma – con el objeto de tener claridad en la expresión que se debe aplicar a la hora de la interpretación, el reconocimiento del fraseo, de la forma de la obra y de sus aspectos rítmicos.
  • El reconocimiento de la melodía y de su movimiento entre voces, le servirá más adelante para la comprensión de ciertos tipos de armonización.
  • La práctica del canon tan beneficiosa en los inicios de la actividad coral, pues permite indiscutiblemente el logro de la independencia vocal, el desarrollo de la memoria auditiva, así como permite que el corista perciba el sentido armónico y por ende el tejido polifónico que está entretejiendo.
  • Si un corista presenta dificultades de afinación, será útil desarrollar una tarea especial que le ayude a mover el cuerpo para conectarse rítmicamente con la música, a tomar conciencia de su propia voz, a conectarse con sus dificultades emocionales para el canto y pueda comenzar a reconocer algunos elementos técnico musicales que le serán de suma utilidad para el aprendizaje. Gran variedad de actividades pueden servir para que el corista encuentre su voz, como por ejemplo: El trabajo rítmico con palmas, con sonidos de sílabas, onomatopeyas, etc…, el juego del eco, el juego del montañista, el juego de la sirena, saludos y risas en diferentes registros de la voz, etc.

 

En el campo educativo musical infantil, la formación coral desde la infancia es posible y es una alternativa muy actual para la educación integral que tanto los Directivos, como los profesores de música de pre-escolar, de primaria y en especial de Conservatorio, pueden siempre considerar como disciplina importante de sus programas educativos musicales.

De igual manera, en muy significativo saber que la practica coral en todas las personas (pequeños, jóvenes y adultos), es una actividad enriquecedora e importante para mantener su mente activa, para trabajar la memoria ritmo - auditiva; es un punto de encuentro, de sociabilización y de camaradería.

Desde otro punto de vista, la actitud del corista debe ser receptiva desde el momento que inicia la actividad coral. Conocer que la voz humana es el instrumento más preciado y que con ella puede expresar sentimientos, decir tantas cosas, esto es muy positivo. En nosotros los educadores musicales, esta la responsabilidad de hacer que los niños,  jóvenes y adultos, aprecien el valor de la Practica coral. Tanto el compromiso con la actividad, como la actitud positiva y el desempeño vocal y coral, la disciplina de conjunto y el deseo de hacer buena música, irán progresivamente haciendo su trabajo; esta labor es de todos – coristas y directores.

EL CORO Y SU RELACIÓN CON EL MEDIO

Se ha dicho al principio, que el coro es una formación musical de hondo contenido social; este fenómeno se acentúa  particularmente en las ciudades y poblaciones pequeñas donde actividades como: la coral, los grupos de baile tradicional, de bordado, gastronomía y/o de cualquier otra actividad que tenga íntima relación con la conservación del patrimonio cultural y tradicional intangible se consideran dinamizadoras  de la cultura y del encuentro social entre las gentes. 

El proceso interno de asimilación del quehacer musical y coral, nos permite saber las metas que se debe trazar un coro para convertirse en un eficaz elemento  de acierto cultural. Utilizar un lenguaje apropiado al medio social  al que pertenece, formando un repertorio de obras proporcionado a las posibilidades de los coristas y de captación de los diversos auditorios donde sea requerido.

De esta manera, se cumple con un doble propósito: Facilitar al coro la asimilación y comprensión interna del material en estudio, creando una conciencia auténtica  de intereses entre sus integrantes y desde otro punto de vista, transmitir plenamente el mensaje artístico en toda su potencia expresiva, con la seguridad de que serán apreciadas sus intervenciones musicales.

Con el apoyo que el  Ayuntamiento de Florida de Liébana – Salamanca en España, ha brindado al Coro, desde  su fundación en el año 2004,  el grupo coral ha logrado su formación musical y su participación en variados eventos  musicales de orden provincial, nacional e internacional, que enriquecen el espíritu, el buen sentido de amistad y compañerismo que los caracteriza. El cantar algunas obras conjuntamente con otros coros,  el compartir  experiencias musicales,  conocer  nuevos repertorios corales y departir un rato socialmente, ha sido y será siempre una experiencia única.

La práctica coral puede constituirse en un instrumento  de Educación musical y de desarrollo cultural grande, de notable trascendencia y eficacia dentro de una comunidad. El coro de aficionados, debe ser auténtico, disfrutar de la actividad musical, no cantar con un único objetivo competitivo y ser consciente de sus posibilidades artísticas, las cuales vienen dadas de acuerdo a su formación, disciplina de conjunto y años de entrenamiento.

“No compitas con nadie,

No tienes que demostrarle nada a nadie

No tienes que llegar a donde otro llegó

Solo tienes que superar tus propios límites

Y ser la mejor versión de ti mismo.”

Tomado de:

http://wwwpensamientosdelavida.blogspot.com.es/2014/06/no-compitas-con-nadie.html#.VADE-Pl_s4I

Que viva el canto coral !!

Por: Dra. MATILDE CHAVES DE TOBAR

Directora del Coro ARTE MÚSICA

Escuela Hispánica de Música

 

Bibliografía

  • AIZPURÚA. Pedro. Teoría del Conjunto Coral: Nociones elementales de cultura coral. Real Musical. 1981.
  • GALLO, J.A., otros. El Director de Coro – Manual para la dirección de coros vocacionales. Ricordi Americana. Buenos Aires – Argentina.
  • GARMENDÍA E. y ALVIRA P. Técnica vocal y Dirección coral para coros no profesionales. Alpuerto. 1998.

GALLO, J.A.,  otros. El Director de Coro – Manual para ña dirección de coros vocacionales. Ricordi Americana.  Buenos Aires – Argentina. p. 10.

Íbidem.

  • Coro ARTE MÚSICA en concierto – Salamanca –