Miércoles, 13 de diciembre de 2017

Donde la fertilidad

IV Certamen de Pintura “Florencio Maíllo”, Mogarraz, sábado 4 de junio de 2016.

Según las etimilogías cunsultadas, “Mogarraz”, se nos viene a significar: “Lugar de fértiles vegas”. Será morisca la cosa, pues ellos sabían mucho de riegos, de huertas, de humedades, o de la fertilidad de esa “z” al final del bocablo. Aunque vete tú a saber…, que por estas tierras  también se anduvieron los judios, los normandos, y los  de Borgoña de señero escudo salmantido, .

Bueno, bien está saberlo, me dice Joaquín, malagueño pictórico que se anda por aquí con su pinceles. 

Conocimos por el genio avieso de Buenarroti, que la fertilidad del arte está en quitar lo que sobra, y para que tu obra te salude, solo tienes que sentarte a esperar, como en una consulta del destista, que la cosa también duele y blanquea.

Pero Joaquín sí que sabe, que  blanco se trajo su lienzo, y galán su caballete, ahí: cabalgando calle, relinchando mañana. Mira majo – me confiesa -, el Miguel Ángel lo tenía fácil, no te parece, pues quitar, quitar, y puestos a quitar, cualquiera,pero qué de ponerte sobre la oblea del lienzo, sobre la hostia alba que siempre de presenta la creatividad.

Y se aplica a sus potingues, a esos colores que me parecen mallas para atrapar a los pájaros de la inspiración.

Ahora Joaquín suelta su faena, que es hora de  comer.

El sol se debora ya la Sierra.

¿Un vino? ,¡ Venga! De Rufete sea. ¿Tú sabes los que es el Rufete?

Y así,aunque el malagueño no con, vaozca la cepa serrana, vamos quitando a la hora su vacío, su despreocupada cadencia.

Eso es el arte acaso: quitar lo que sobra y poner lo que falta. 

Él asiste con una sonrisa bocetada.

¿Hace otro poco de rufete?

¡Venga!