Jueves, 14 de diciembre de 2017

Coches en la Plaza Mayor

Curioseando este diario el jueves me llamó la atención la foto de la sección “Retazos del Pasado”, con la Plaza Mayor llena de coches. Supongo que durante algún tiempo era toda una imagen de modernidad, nuestro corazón urbano por antonomasia dominado por el coche. El progreso de los “25 años de Paz” permitía a muchos comprar esos coches, y la presión por aparcar en zonas céntricas ya era importante a principios de los 70. Supongo que hoy no se añora esa imagen, aunque muchas mañanas la carga y descarga la recuerde.

Aunque la afirmación de “quedó libre de vehículos alrededor de 1980” me atrajo más. Siempre pensé que había sido a principios de esos 70, durante el interesante mandato de Pablo Beltrán de Herida y Onís, último alcalde franquista. Un personaje que apostó por la renovación de la ciudad con una perspectiva más avanzada, aunque arrastra ese lastre para la historia de ser nombrado por un dictador de negro recuerdo. Su libro “Un Ayuntamiento por dentro” sobre esos años no menciona expresamente la eliminación del aparcamiento, aunque en la página 54 dice “la apertura de esta Vía (el 7 de Septiembre de 1971, denominada técnicamente Vía de Rodeo y luego Íscar Peyra) era fundamental, entre otras razones para poder suprimir el tráfico rodado por la Plaza Mayor”.

Esa Vía de Rodeo a la Plaza Mayor, junto con la finalización de la Gran Vía, formaban parte de los objetivos del Plan de Paz Maroto de 1944, de Urbanismo para entendernos, que en palabras de mi querido y tristemente desaparecido profesor Enrique Clemente (página 91 del libro “Salamanca” publicado por el Ayuntamiento en 1986) pretendía el “aislamiento circulatorio de la Plaza Mayor”, pero también “facilitar la circulación rodada en el interior”. Más adelante nos dice que “el nuevo planteamiento viario confirma (…) la falta de respeto a la trama medieval, que ya había sido sustancialmente alterada en la época ilustrada, dese luego con más justificación estética y funcional…”

Son los años de mayor transformación de la ciudad, con la modernidad como disculpa. La paulatina ocupación del espacio público por el coche se lleva por delante incluso los jardines de la Plaza y sus polémicas. Se transmutó definitivamente la trama urbana de la ciudad vieja de forma notable, y lógicamente la edificación aunque algunos fueran de calidad, pero menos rentables. Desapareció una ciudad de origen medieval, en muchos casos más fea y pueblerina, para que los más pudientes mejoraran su calidad de vida, aunque sea en edificios de 7 pisos al lado de la Plaza Mayor y aparcando en cualquier sitio. Bien es cierto que, por ejemplo, la mitad más antigua de la Gran Vía aporta un paisaje historicista pero proporcionado y cuidado de cierta originalidad que merece la pena proteger, lo destruido ya no volverá (y me refiero, por ejemplo, a los curiosos Portales de Camiñas, nuestra Plaza del Grano de León).

Dice el propio Pablo Beltrán en su libro que hubo quejas por eliminar ese aparcamiento, muchas señoras no podrían ir así a comprar, argumento rancio en muchos sentidos, pero les suena ¿verdad?. Afortunadamente fue un primer paso al que siguieron otros, y parece que continuará. Recuperar la ciudad para la escala de las personas y no de los vehículos indudablemente mejora la calidad de vida de todos. Lástima que no se apuntale con una mejora de verdad del transporte público, creando carriles-bus, y eliminando el tráfico de paso de vehículos privados en la Gran Vía, o en otras calles, o permitiendo que la bici circule realmente con seguridad y facilidad por el centro. Desde luego repartiendo el espacio de la calle de forma más equitativa, no para la minoría que viaja en coche. Por desgracia, todavía queda por hacer, especialmente en los barrios.

Por cierto en la más que interesante web Salamanca en el ayer, se publican una serie de fotos sobre la evolución de la Plaza Mayor desde 1853 (que parece ser la primera que se realiza). Finaliza con una de 1972 donde aparece la Plaza libre de coches, precedida de otra de 1970 con estos circulando y aparcados en el centro. Todo parece indicar que los coches desaparecen de la Plaza a principios de los 70.

http://salamancaenelayer.blogspot.com.es/2012/11/plaza-mayor.html