Lunes, 11 de diciembre de 2017

Soy antisistema

 

¡He decidido que soy un antisistema! He tardado en darme cuenta que eso y solo eso es mi objetivo de vida.
Soy antisistema, ocupo la casa de mi vecino del cuarto ( creo que está de vacaciones) y además seguro que él tendrá donde vivir. Me han dicho que hay  muchos pueblos y casas abandonados en las montañas de León , de los Pirineos, de Teruel, de ...¡Pero eso no me pone nada! Allí no hay súper donde ponerme a la puerta con el vaso sobrante del botellón de la noche anterior y abrazarme a mi perro en espera de unas monedas, por supuesto de euro hacia arriba, la calderilla me agujerea mis raídos  pantalones. 
Soy antisistema, no labriego, ni ecologista convencido ( siempre que no me convenga) así que no me pidan producir mis propias cosechas, ni hablar con mi perro en las noches de luna llena, ni alejarme de la ciudad donde un aburrido sistema me procura médico gratis, transporte público, alumbrado, agua corriente o cualquiera de esas "estupideces" que pagan los establecidos dentro de la norma de la que me benefició yo.
Soy antisistema y la vida me trata muy mal; no me da trabajo, así que yo no lo voy a robar que puede ser delito. Y además, ¿se han fijado en los miles de estudiantes provechosos que se han ido de España a robar trabajo fuera de las fronteras? seguro que los hacen esclavos  para conseguir lo mismo que yo ya tengo, médicos, transportes, comida ... o vivienda, el cuarto es "mío" y estoy pensando en algo con jardín para mi perro .
Soy antisistema como mi amiga la madrina, ella se encadenó al despacho del Ayuntamiento y al final como aquí no hay cizallas la han dejado ahí, o mi ídolo de la melena al viento que utiliza sistemas diversos para insuflar vida a los antisistema a costa de los esclavos sistemáticos  de la casta.
Ni que decir tiene que odio el himno y la bandera de mi país, me visto con la ropa sobrante de los vestidores ajenos si voy a saludar al rey, pero si salgo en la tele rodeado de farándula, tiro de fondo de armario y me coloco el "pingüino " para así dejar helados a los " sistemitas "; ocupo palcos vip y me codeo con la jet; como catering de alto standing y pido asientos de látex comprimido, me he dado cuenta que las aceras están muy frías y duras, y ahora ya elijo sillón .

El fútbol es un coñazo, pero mueve masas donde se pueden pescar votos de fondos alterados y el palco Vip que me ceden está a la temperatura ideal, incluso el Moet Chandon; eso sí, el caviar de la final de la copa del Rey de España estaba un poco salado, pero no se podía esperar otra cosa de estos que pierden el tiempo en pensar como conseguir el dinero que yo consumo...pero soy antisistema.
En la próxima "manifa" solo quemaré unos contenedores, voltearé el autobús de mi línea que lleva exceso de personal y me estoy planteando encadenarme a la pata de la cama real, y como sé que en este país compartido siguen sin comprar cizallas, o hacemos un "menage a trois" o el más libre que se vaya. A mí mola probar sangre azul, aunque sólo sea por ser de diferente "color".