Viernes, 15 de diciembre de 2017

Dañar la economía

138

Algunas veces creo que en lugar de vino tendría que pedir aguardiente en el bar de Emilio. Por eso de aguantar las tonterías que hay que oír, digo.

Lo malo no es que Rajoy afirme que Colau o Carmena dañan la economía. Lo malo, es que muchas personas, como Emilio, se lo creen y hacen de ello religión, mandato inquebrantable.

Necesitamos más de un año para poder evaluar resultados, desde luego. Necesitamos, al menos, cuatro para saber que quien critica lo hace desde la ausencia de credibilidad económica: es decir, desde el incremento de la pobreza; desde el vaciado de la hucha de las pensiones; desde el récord de deuda.

Emilio, sin embargo, nos habla de creación de empleo, olvidando que muchos trabajadores (de los que tienen contrato y sueldo) viven por debajo del umbral de la pobreza. Emilio olvida, también, que los contratos son precarios, que la clase media está a punto de desaparecer.

Rajoy, que manda cartas a Europa contradiciendo lo que dice en España, vuelve a mentirnos con descaro. Y seguirá haciéndolo. Los Emilios son legión en España, y ya se sabe que la legión vota mayoritariamente a la derecha.