Jueves, 14 de diciembre de 2017
Las Villas al día

El IES Senara se une al doctor Oriol Mitjà para erradicar la enfermedad del pian

BABILAFUENTE | El pian produce dolorosas úlceras en las extremidades de miles de niños africanos. Por apenas dos euros la enfermedad puede ser curada suministrando una pastilla

Todo el instituto se está volcando con la campaña solidaria

El empeño de una profesora y las ganas de ayudar de los alumnos del IES Senara de Babilafuente están haciendo posible que se ponga en marcha una campaña con la que recaudar dinero para colaborar con el proyecto del doctor Oriol Mitjà, que pretende acabar con una enfermedad llamada pian, que produce grandes y dolorosas úlceras a niños y jóvenes africanos.

Los alumnos, que ya han comenzado a recaudar dinero entre sus familiares y amigos, llevan varios días planificando actividades para conseguir donaciones. Tienen previsto instalar una mesa en el campeonato de baloncesto que se celebrará el próximo 4 de junio en Villoria para informar a los asistentes y pedirles su colaboración. Además, pretenden vender galletas y manualidades preparadas por ellos mismos. Todo ello se desarrollará durante las próximas semanas y hasta el final de curso.

Para curar el pian basta con tomar una pastilla de azitromicina, un antibiótico barato usado contra la otitis y la bronquitis. Con solo dos euros puede suministrarse la pastilla necesaria a un niño, que verá desaparecer las úlceras rápidamente, lo que le puede llegar a evitar malformaciones y mucho dolor. La enfermedad es bastante desconocida en los países ricos, pero afecta a alrededor de 500.000 personas de países africanos, del sudeste asiático y del Pacífico occidental. El plan del doctor Oriol Mitjà está avalado por la Organización Mundial de la Salud, que se ha propuesto erradicar el pian en 2020.

Según explica Valentina Hernández, profesora de inglés en el centro y promotora de esta iniciativa, se sintió conmovida al conocer el proyecto del médico, por lo que decidió contárselo a sus alumnos. Afirma que pudo comprobar cómo estos se mostraron muy ilusionados ante la idea de colaborar, por lo que rápidamente se pusieron a trabajar y contactaron con el médico, que ya les ha contestado para agradecerles la iniciativa y animarles a ponerla en marcha. Esta contestación les ha dado ánimos y están aprovechando los recreos para planificar el proyecto, aportando las ideas que les van surgiendo. Son evidentes las ganas que demuestran de ayudar y destacan que la respuesta que están recibiendo es muy satisfactoria, especialmente ante el hecho de que solo por dos euros se puede librar a un niño de atravesar un calvario que le produce unas úlceras de considerable tamaño que dificultan enormemente su vida.

En las imágenes que acompañan esta crónica pueden apreciarse las heridas producidas por el pian. En el siguiente enlace puede verse el teaser del documental Donde acaban los caminos, que narra la historia de Oriol Mitjá en su lucha contra la enfermedad: https://www.youtube.com/watch?v=SZFMOSsi9KQ