Domingo, 17 de diciembre de 2017

 

Tu voz sonaba a viento y caracolas

A silencio

A flor

A relámpago naciente

A luz

A aurora

A fuente burbujeante y tempranera

A mar,

A majestad

A entrega

Todo fue tan efímero

que antes de pronunciar - Un te amo -

ser alcoba  de amante,

dormir entre tus brazos,

abrazar la espiga de tú cuerpo,

sentir sed infinita de amor,

llegó en cansancio,

la flor del paraíso entrelazada a la luna,

pronunció un enigmático adiós,

amarga cortesía,

perfumada de cielos,

que todavía sangra.