Martes, 12 de diciembre de 2017

Satse muestra su preocupación por la situación de las emergencias sanitarias

El Sindicato de Enfermería señala que la realidad no es la que la administración “trata de mostrar a los usuarios”
Complejo Hospitalario Salamanca

Satse Salamanca ha expresado su “malestar” e “indignación” por las condiciones laborales del colectivo de profesionales de emergencias sanitarias. “Empeñada la administración en ofrecer otra imagen a la opinión pública, Satse quiere dar a conocer la verdadera situación de los mismos”.

“Complemento específico ridículo que no valora la verdadera idoneidad y peligrosidad del puesto que desempeñan, muchas veces en lugares inaccesibles, peligrosos e incluso con riesgo de agresión física. Permisos por defunción y enfermedad no adaptados a su distribución irregular de jornada, material y uniformidad no adaptados a la normativa exigible, viven en un continuo agravio comparativo respecto a otros niveles asistenciales en los que sí se reconocen, por ejemplo como especiales, los festivos de 25 de Diciembre y 1 de Enero”.

Los vehículos de transporte, ambulancias, añaden desde Satse, “no están identificados, de manera que la población piensa que todas son iguales”. Con esto la administración “intenta apuntarse tantos, y el usuario debe saber primero, que no todos los vehículos tienen el mismo equipamiento personal y material, sino que el vehículo enviado se ajusta a las necesidades de la atención requerida, no teniendo que incluir siempre, por ejemplo, un médico”.

Para la Gerencia de Emergencias Sanitarias, “es muy cómodo darles la espalda a estos profesionales, ya que suponen un volumen muy pequeño respecto al de otras gerencias y por lo tanto su movilización no les incomoda. Obligan a médicos y enfermeras a la firma anual de un plan de objetivos que, no solamente no se incentiva, sino que además pone en peligro la integridad física de los mismos. Como muestra, en el último plan, se obliga a cumplir con la disminución del tiempo de llegada a los avisos ya de por sí, muy ajustado, con la única herramienta por parte del personal, de arriesgar en el desplazamiento, cuando en realidad los responsables deberían poner los medios posibles de su parte para que esto se pudiera llevar a cabo”.

Ni que decir tiene, “la despreocupación de esta gerencia por el futuro de sus profesionales”. Personal con más de 55 años y/o problemas físicos, encuentran que no tienen un puesto adaptado a sus condiciones,  como está ocurriendo en otros colectivos que desempeñan su trabajo en las mismas condiciones (ej. Policía local, personal de limpieza de la calle…) y en los que sí se contemplan medidas para adaptar los puestos.

“Solo con comparar la situación de estos trabajadores, con la del resto de Comunidades Autónomas, es suficiente para llegar a la conclusión y sentimiento de abandono de los mismos”.