Jueves, 14 de diciembre de 2017
Alba de Tormes al día

Un breve pero excelente estudio

ALBA DE TORMES | Nicolas Miñambres ensalza en el Diario de León la publicación de Manuel Martín y Julián Moreiro “Los Toros en Alba de Tormes (1407-2015)

Es digna de elogio la tarea editorial de Manuel Martín Cruz y Julián Moreiro: el trabajo de llevar a cabo un riguroso estudio sobre el fenómeno de la tauromaquia y todas sus implicaciones en Alba de Tormes, considerando además el ambiente hostil que surge contra los toros. La ayuda de santa Teresa, en sus pasado centenario, parece haber intercedido.

El estudio resulta curioso, pero no lo es tanto si consideramos que la historia de los toros en Alba de Tormes se remonta al siglo XV. Así lo prueba un documento aportado por Lázaro Sastre, gran conocedor de la historia de la villa. Y aun es más relevante la aportación histórica del Duque de Alba, del propio Rey y, especialmente, el destierro de Lope de Vega en la villa albense.

La estancia de Lope de Vega dio como resultado la publicación de diversas obras en las que se mencionaba con claridad el fenómeno taurino, como es el caso de variados documentos históricos y literarios. Estos han permitido a diversos autores aportar sabias e interesantes conclusiones sociológicas sobre la fiesta en Alba de Tormes a lo largo de los siglos que abarcan del XV al XX. Recuérdense obras lopescas como El dómine Lucas, Los Vargas de Castilla o La competencia en los nobles.

Téngase en cuenta además que la villa ha disfrutado de dos plazas diferentes, la vieja (de 1851, siendo la tercera de la provincia salmantina) y la nueva, recinto cubierto, remodelada y estrenada en 12 de octubre de 2004. Con todo, la grandeza de estas obras relativas a una población escasa, se ofrece además la información que un buen estudio debe divulgar.

Y este es el descubrimiento esencial de los autores, como se observa en los diversos apartados de la obra, que incluyen todo el contexto de la lidia: toreros albenses, ganaderos de Alba de Tormes, un epílogo, un apéndice y Ciento cincuenta años de carteles taurinos, 28 páginas de cartas con la información de figuras del toreo. Las líneas anteriores son una mínima referencia al trasfondo social y tauromáquico que Alba de Tormes ha mostrado desde el Renacimiento.