Jueves, 14 de diciembre de 2017

Carmen M. Palomo Pinel obtiene el ‘Francisco de Aldana’ de Poesía

La poeta española compitió con 160 autores de toda Iberoamérica que se presentaron a este galardón creado en Nápoles

Alfredo Pérez Alencart, presidente del jurado internacional

Con una excelente participación de ciento sesenta trabajos presentados desde España y la mayoría de países iberoamericanos, ayer se falló el I  Premio Internacional ‘Francisco de Aldana’ de Poesía en Lengua Castellana. Alfredo Pérez Alencart, Profesor de la Universidad de Salamanca y columnista de SALAMANCArtv AL DÍA, expresó su satisfacción por la notable calidad de los poemarios presentados, resaltando a su vez la difícil labor del jurado, presidido por él e integrado por los destacados poetas Juan Antonio Massone,  Beppe Costa (Italia), Ana Cecilia Blum (Ecuador), Araceli Sagüillo (España), José Mármol (República Dominicana), Lilliam Moro (Cuba) y Stefania Di Leo (Italia).

La poeta Stefania Di Leo, directora de la entidad convocante

Tras la tercera y última votación en torno a los doce trabajos finalistas, la obra ganadora, por mayoría, fue ‘Glosas al fuego’, de la española Carmen Macarena Palomo Pinel (Madrid, 1980), doctora en Derecho y profesora de la Universidad San Pablo CEU. Sobre ‘Glosas al fuego’, el jurado destaca “la fuerza de su expresión a través de unas metáforas perfectamente logradas sin caer en el exceso estilístico. El amor es el fuego que pone en orden un mundo que no se comprende, pero no es el sentimiento que se sublima sino la emoción contenida en los rescoldos. Arte poética exenta de retórica inútil, como si el verso acertado fuera una llamarada que purifica las palabras”.

Alencart señaló que, por la calidad y por lo ajustado de la votación, se decidió conceder un Accésit a la obra ‘Con los restos del violín’, del mexicano Gerardo Rodríguez. Sobre la misma el jurado estimó la necesidad de concederle dicho Accésit “por la brillante unidad en su discurso poético; por la cadena de imágenes bellamente logradas; por la expresividad de sus argumentaciones que se mecen entre lo cotidiano y lo trascendental para lograr un sentir profundo de lo existencial humano; por su técnica que desde la sencillez evoca la hondura de la buena poesía contemporánea”.

Para la italiana Stefania Di Leo, presidenta del Circolo Letterario Napoletano, entidad convocante, este premio “busca ser reconocido especialmente por su imparcialidad a la hora de elegir el libro premiado, sin condicionantes algunos. Y así lo hemos hecho en esta primera ocasión”.

A mediados de junio, Stefania Di Leo presentará la obra de los premiados en el Instituto Cervantes de Nápoles.

Carmen M. Palomo Pinel

 

TRES FRAGMENTOS DEL LIBRO GANADOR

 

‘GLOSAS AL FUEGO’

 

Amigo, y en tus ojos

la parvedad de la semilla humana.

Aún no estamos volando y ya nos cerca

el miedo a no haber sido, el vértigo indecible de volar.

Enemigo, espero aún

que vengas y vivamos.

Vivir sobre la lengua del peligro

que lentamente va pronunciando el mundo.

Verás, hay enumeraciones

y hay manos amputadas que no saben contar,

pero ninguna triunfa del deseo inerte.

 

***

Mira. El mundo inteligible

con su rostro de cera. El mundo inteligible

en el carmín de las muchachas nuevas,

en la lluvia que no fecundará

la calva de las gárgolas. Una espera de siglos

quebró al ajedrecista

sus lentes frente al tablero yermo.

El blanco frente al negro, y del blanco y del negro nos salvará la sangre.

Que es roja como el cajón que nunca se nos abre.

Como el tirador de la campana rota.

Como el campo de batalla que escondemos todos bajo las uñas.

 

***

Los dos habitamos en la guerra porque la somos

la escondemos

en esta maraña pájaro

que lleva nuestro nombre.

Rugimos

nos despeñamos

sin que nadie lo sepa

porque los cataclismos suenan a seda y nieve.

Después resoplando nos miramos tú y yo

dos animales tiernos de piel hemoflorida,

y nos compadecemos

porque el lugar de la compasión somos nosotros

es la guerra.