Miércoles, 13 de diciembre de 2017

Voto útil

Lo que nos reímos ayer en el bar con Emilio. El pobre anda con la cabeza reventada por las dudas y los razonamientos. El pobre sigue queriendo castigar al PP por la corrupción, el descaro y el despilfarro, pero anda agobiado por si los comunistas coronan la Moncloa.

Si por él fuese, repetiría el voto a Ciudadanos, a pesar de que no le gustó el pacto con el PSOE, pero le tienta el voto útil.

La de juegos de palabras que hicimos con eso del “voto útil, pero el que más nos entretuvo fue el que demostraba que el voto útil, en este caso, alienta a los inútiles: a los que no han frenado la corrupción, sino que la han enmascarado y favorecido; a los que han arruinado las arcas de las pensiones; a los que nos tienen a vestir santos, aunque para ello tengamos que desnudar a las mismísimas vírgenes.

Y Emilio, erre que erre con su duda.

Al final votará a Rajoy. Es que lo del miedo ha funcionado siempre. Y eso que aún  no se ha podido demostrar que los de la extrema izquierda tengan cuernos y rabo.