Lunes, 18 de diciembre de 2017

Solo una de cada tres empresas españolas tiene ya una estrategia digital

El sector de las telecomunicaciónes, el turismo y la banca están a la cabeza en este proceso

El presidente de la CEOE, Juan Rosell / Foto El Norte de Castilla

La España 4.0 está a la vuelta de la esquina y aquellas personas -y empresas- que no se hayan subido a este tren, tendrán serias dificultades para afrontar su futuro. Sin embargo, pese a esta realidad, nuestro país está muy alejado del puesto que le correspondería en el proceso de digitalización: se sitúa tan solo en el 45º cuando su economía ocupa el número 14 del mundo por volumen del PIB. Es más, en los últimos años ha perdido dos puestos por la crisis económica que ha afectado al país.

"Está claro que el proceso de transformación digital lo va a cambiar todo de una manera muy rápida, tanto en los negocios como en las casas", ha advertido Juan Rosell, quien ha alertado de que "el trabajo fijo y seguro" se va a convertir en un concepto obsoleto, "propio del siglo XIX", y "en el futuro habrá que ganarse el empleo todos los días".

Rosel se ha lamentado de que España no sea uno de los países que lidera el proceso de transformación digital ni encabeza la inversión en I+D e innovación. De hecho, el gasto en I+D se acerca apenas al 1,23% del PIB, mientras que la media europea se sitúa en el 2% y los países líderes en este ámbito duplican este porcentaje. Por eso, entiende que la meta tiene que estar como mínimo en el 2%.

El presidente de la patronal ha alertado de que Europa, España, corre el riesgo de perder el tren de la revolución digital y por eso ha pedido "hacer reformas en todos los ámbitos". "Hay que reformar a conciencia y priorizar innovación y formación”, ha sostenido Rosell, que ha destacado que la digitalización tiene como característica principal el ahorro de costes.

Pero, mientras que el 80% de las empresas españolas reconoce que el cambio digital va a ser grande y que tiene que invertir en ello, solo una de cada tres admite estar ya preparada para afrontar este proceso de transformación digital. De ese 33% que ya tiene una estrategia clara, solo el 60% considera que lo han comunicado de forma clara a sus empleados y solo el 28% tiene un líder que dirige digitalmente la compañía.

"No es para sacar pecho", se ha lamentado la presidenta de Siemens en España, Rosa García, quien junto al presidente de CEOE, Juan Rosell, ha presentado el 'Primer Estudio sobre la Digitalización de la Actividad Económica en España 4.0', elaborado por la consultora Roland Berger y patrocinado por Siemens.

Por sectores

Este informe, pionero hasta ahora en nuestro país, analiza el estado de la transformación digital en los sectores económicos más relevantes. Así, ha llegado a la conclusión de que el sector de las Telecomunicaciones e Internet (91%) es el que cuenta con mayor índice de madurez digital, seguido de cerca por el sector Turismo (83%) y la Banca (86%). Sin embargo, solo el 10% de las empresas de Industria y el 15% de las de Infraestructuras cree tener una estrategia digital bien formalizada.

Para reducir este enorme diferencial existe un claro consenso acerca de lo necesaria que es una acción coordinada por parte de Administración, empresas y asociaciones que impulse la inversión, potencie la investigación y fomente el desarrollo de las capacidades digitales que ayude a crear un verdadero ecosistema digital.

La práctica totalidad de las empresas coincide en señalar que la transformación digital hacia esa 'España 4.0' ofrece beneficios tanto cuantitativos, en los resultados económicos de las compañías (gracias a la mejora de la cifra de negocios y la optimización de costes, que pueden bajar hasta un 20%), como cualitativos, por el impacto en el nivel de bienestar de sus empleados. Del mismo modo, el informe estima que, a nivel macroeconómico, la digitalización podría implicar un incremento de 120.000 millones de euros sobre el VAB (Valor Añadido Bruto) en 2025 en los sectores analizados.