Lunes, 18 de diciembre de 2017

Dialogando con una sombra

 

El viento golpeaba fuerte, el caminar se hacía lento, pesado y difícil, decido cobijarme bajo un anciano árbol,  dialogar con mis pensamientos y descansar. Algo o alguien que no veo, pero siento su presencia, me inquieta ¿quizá las numerosas historias, y vivencias que el viejo roble almacena, desean acompañarme?. Observo detenidamente todo lo que me rodea en el bosque, veo una larga sombra, me envuelve, la inquietud, el miedo se apoderan de mi. Pregunto con voz aparentemente tranquila ¿de dónde sois a donde vais?, ¿sois un personaje importante?, ¿lo habéis sido?, ¿quien os quitó la vida?, ¿la guerra, el hambre, la peste, o los muchos inviernos vividos? Nadie respondía, la sombra seguía allí moviéndose, alterando mis emociones.

 

Amigo – susurran  de entre las hojas- has estado haciendo preguntas propias de un hombre que vive y refleja lo que sucede en su nihilismo. Estás atemorizado, y te crees libre. Demasiadas formalidades te impiden ver lo autentico ¿Deseas saber como es el mundo del miedo?

Es una emoción, que por ella hemos sobrevivido a lo largo de la historia. Un arma protectora que nos permite ser cautos. No obstante el problema surge cuando no sirve de protección, ni nos permite adaptarnos al mundo sino que nos limita y perturba, como a ti ahora.

No disfrutas de ésta noche primaveral, de viento acariciador, eres infeliz, temes ¿A qué? No puedes darme una respuesta siquiera ¿La soledad? ¿El dolor propio o de tu familia?, ¿El rechazo? ¿El qué dirán?...podría seguir enumerando, estas pálido, acurrucado y pierdes la oportunidad de relajarte y contemplar la belleza de las luces del firmamento, la luna redonda con cara de de nacarina rosada. A lo largo de tu dilatada vida, muchas veces has tirado de lengua, y soltado palabras olvidando que  de callar no te vas arrepentir casi nunca, de hablar muchas mas veces. Ahora voy a seguir sin interrogatorio, has despotricado, has cuchiceado, has hablado mal, pero ¿te has parado a pensar la de veces que podías decir? TE QUIERO, PERDON, ME EQUIVOQUÉ, TE HE ECHADO DE MENOS,GRACIAS, POR FAVOR, y no lo has hecho

Planta cara al miedo y lo superaras

Asusta a tu miedo, ponle nombre, y reflexiona. ¡Ya lo has identificado, analizado! puedes compartirlo y contrastar. De esta forma el miedo empequeñece y llega a hacerse tan chico, que se olvida, o pierde para no encontrarlo nunca.

Busca siempre una motivación para superar lo que te atenaza, verás cómo tiene solución y derrotas a tu peor enemigo, el pasado yo no existe, el presente míralo con autenticidad y el futuro ¿Quién lo conoce? Permítete aprender y emprender y cada vez que un miedo quiera parar la vida dile¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ jaaaa a buenas vienes!!!!!!!!!!!