Miércoles, 13 de diciembre de 2017

En la humildad del adobe

Dese antiguo, el ser humano ha utilizado la tierra también para habitar y protegerse. De ella surge el adobe. El poeta Claudio Rodríguez supo percibir su belleza, tal como canta en su poema "Ante una pared de adobe". El ladrillo humildísimo, fruto de la tierra amoldada, secado por el sol. El ladrillo solar, dorado, acogedor, protector y luminoso. Pues también nos salvamos y nos hacemos más dignos en la humildad del adobe. José Luis Puerto (Texto) / Rosa Gómez (Fotografía)

Dese antiguo, el ser humano ha utilizado la tierra también para habitar y protegerse. De ella surge el adobe. El poeta Claudio Rodríguez supo percibir su belleza, tal como canta en su poema "Ante una pared de adobe". El ladrillo humildísimo, fruto de la tierra amoldada, secado por el sol. El ladrillo solar, dorado, acogedor, protector y luminoso. Pues también nos salvamos y nos hacemos más dignos en la humildad del adobe.

José Luis Puerto (Texto) / Rosa Gómez (Fotografía)