Jueves, 14 de diciembre de 2017

IU no rasca bola en el reparto electoral con Podemos

De repetirse los resultados del pasado 20 de diciembre, la coalición con Podemos no reportará a Izquierda Unida ningún diputado o senador en las nueve circunscripciones electorales de Castilla y León.

Aunque en la relación de puestos asignados a IU en las listas conjuntas figura el número uno al Congreso por Palencia, lo cierto es que, con los resultados del 20-D en la mano, las posibilidades de que la coalición obtenga ese escaño son bastante remotas. En esos comicios la candidatura de Podemos, encabezada por el ex presidente de las CortesCarlos Sánchez Reyes de Palacio, obtuvo un total de 13.891 votos y la de IU-UP 4.682. Entre ambos sumaron por tanto 18.573 votos, que superarían a los 14.767 de Ciudadanos, pero seguirían muy alejados de los 25.623 del PSOE y de los 42.072 del Partido Popular.

En aplicación de la ley D´Hont, el PP obtuvo dos de los tres escaños del Congreso por Palencia -el primero y el tercero, éste con los 21.036 votos resultantes del segundo cociente de los 42.072- en tanto que el PSOE se adjudicó el segundo. Siempre sobre la base de esos resultados, la coalición Podemos-IU necesitaría un suplemento extra de 2.464 votos para arrebatar al PP el segundo de sus escaños.

Esa cabeza de lista por Palencia es el único de los puestos asignados a IU dentro de las listas de la nueva coalición en Castilla y León, sin que el acuerdo contemple la incorporación de ningún número uno al Senado. Ello resulta un tanto sorprendente, ya que mientras el diputado por Palencia resulta toda una ilusión óptica, por el contrario los resultados del 20-D dan para lograr un escaño al Senado por Burgos, donde la suma de los votos de Podemos e IU-UP superó a la del PSOE.

En consecuencia, en lo que aquí se refiere el acuerdo beneficia exclusivamente a Podemos, que blindaría los tres escaños del Congreso obtenidos en diciembre y puede sumar a ellos uno del Senado por Burgos, en tanto que IU seguiría sin contar con ningún parlamentario nacional elegido por Castilla y León. Si a las listas por esta comunidad nos atenemos, está claro que Podemos se ha quedado con el santo y la limosna, dejando a IU el mero papel de comparsa.