Lunes, 18 de diciembre de 2017

Dominio sin alojamiento web

¿Es posible tener un sitio web sin alojamiento? La respuesta es NO. Las páginas deben estar alojadas en un servidor web (hosting), y tener un dominio no basta para publicar tus páginas web.

Dominios y alojamiento web en Salamanca

Justo hace un par de semanas hablábamos de la necesidad de contratar un servicio de alojamiento web y explicábamos cómo elegir un hosting. En este intervalo, he sido espectador (y remediador) de un caso real que me gustaría contaros, porque es muy ilustrativo, y para que no os ocurra a vosotros.

No contrates dominio sin alojamiento

Esta semana un cliente mío al que habíamos diseñado su web, y la  habíamos alojado en el servidor web con el que trabajamos habitualmente, decidió trasladar su dominio con otra empresa. Pero mal aconsejado por su amigo informático, no sabía que además necesitaba contratar un alojamiento. Así pues, su sitio web dejó de estar visible en Internet, perdiendo visitas de potenciales clientes.
No sólo eso, además, Google comprobó que su sitio web no funcionaba, por lo que lógicamente decidió eliminarlo de su índice, ya que no sirve de nada mostrar en los resultados de búsqueda (SERPs) una web que no está disponible en Internet. Si Google detecta un fallo en la web, puede considerarlo como un error puntual, y probar de nuevo unos días después. Pero si confirma que el fallo es definitivo, el sitio web fuera de servicio desaparecerá de las SERPs.

Novatos o profesionales: lo barato sale caro

Y es que es fácil dejarse llevar por las ofertas de diversos proveedores que anuncian dominios a precios muy económicos (producto reclamo), pero no aclaran que además, se necesita un alojamiento. Tengo varios clientes que han caído en la tentación de contratar dominios muy baratos sin informarse bien, y al final, han tenido que contratar un alojamiento a un precio alto, que, sumado al del dominio, le salía bastante más caro que el que habría conseguido con una oferta conjunta.
Yo mismo, que no entiendo nada de bricolaje, podría animarme a adquirir en una gran superficie una oferta de suelos de parquet, y luego encargarle a un instalador que me lo coloque en mi vivienda. Para quizá descubrir que lo que he comprado no es la mejor opción para mis necesidades, o que es incompatible con lo que yo quería conseguir. Así pues, puede que haya tirado el dinero o que la solución final requiera un desembolso mayor del que habría tenido que afrontar si hubiera realizado una compra asesorado por un profesional.
Nosotros ofrecemos a nuestros clientes encargarnos de la contratación de dominio y alojamiento, y la gestión técnica necesaria para configurarlo según las necesidades de cada empresa. Esto incluye crear cuentas de FTP, cuentas de correo electrónico, bases de datos, redirecciones, gestión de DNS y otras tareas técnicas que un profano no conoce (como es lógico), y no sabe cómo desarrollarlas.
En nuestra tarifa incluimos los costes que nos cobra la empresa proveedora de hosting, y nuestros honorarios por el trabajo comercial y técnico. De este modo, el cliente no tiene por qué perder el tiempo intentando averiguar qué debe hacer ni aprender a manejar complejos paneles de control y palabros técnicos de significados ignotos.

Nuestra historia tiene un final feliz

Volviendo al cliente de esta semana: cuando me llamó para preguntarme por qué sus páginas web no se veían, y después de contarme lo que había hecho, le expliqué todo pacientemente y le comenté que debía contratar un alojamiento y subir los archivos al nuevo servidor web.
Escaldado por lo que le había ocurrido, me pidió que me encargara yo de todo, lo que hice de inmediato. Eso sí, le tuve que cobrar el gasto suplido del alojamiento que contraté para él, más mis honorarios por todas las gestiones. Al final, la jugada le salió en total casi al doble del precio de la renovación que yo le había ofertado en su día.
Por otro lado, había perdido la magnífica posición que tenía en Google (antes estaba el primero en la búsqueda principal); de hecho, había desaparecido totalmente del buscador. Por suerte, unos días después de publicar el sitio web en el nuevo servidor, volvió a aparecer en las búsquedas,  aunque al menos por ahora, no ha vuelto a la primera posición. Quizá necesite invertir en posicionamiento web SEO para recuperar su anterior situación privilegiada.
Todo tiene arreglo en la vida, aunque es preferible no averiar lo que funcionaba perfectamente, porque generará gastos y problemas adicionales, ¿no os parece?

Fernando Sánchez Gómez
Diseño Web Global

Leer más artículos sobre Diseño Web

Cliparts: www.pixabay.com