Miércoles, 13 de diciembre de 2017

Cerca de 80 menores esperan una familia de acogida en la región

El 38% de los niños que se encuentran en la encrucijada de abandonar temporalmente su hogar de origen acaban en una residencia; en Salamanca hay 13 que están aguardando un destino
El delegado territorial de la Junta en Salamanca, Bienvenido Mena, y el presidente de Cruz Roja Salamanca, Jesús Juanes, han presentado la campaña, que pretende que más familias de la Comunidad, y este caso de la provincia, se ofrezcan para ser acogedoras

«Quiero desmantelar uno de los miedos más frecuentes, el de qué pasa con los hijos propios, los biológicos. Nuestro hijo es la prueba viviente de que es muy bueno también para ellos». Sara Martín buscaba con estas palabras, sin alejarse de la realidad y las dificultades, despejar dudas e impulsar la figura del acogimiento.

Este testimonio es la mejor carta de presentación del relanzamiento del programa de acogimiento impulsado por Cruz Roja Española y la Junta de Castilla y León. Poco o nada tienen que ver las lecturas provincializadas porque cualquier familia de cualquier lugar de la comunidad puede ofrecerse para brindar su hogar. «Existen familias que, por diversas circunstancias, no pueden hacerse cargo de la atención y educación de sus hijos, por lo que el acogimiento familiar se configura como una medida clave», indicó el delegado territorial de la Junta en Segovia, Javier López-Escobar, en la presentación del programa.

La Administración regional ha jugado un «papel protagonista» al impulsar medidas para mejorar el encuadre normativo y aportar soluciones en defensa de los intereses de los menores. El año pasado, el Gobierno de la nación –según expuso el delegado territorial– aprobó una serie de modificaciones en la norma estatal inspiradas por las propuestas castellanas y leonesas.

Restricciones a las residencias

Entre otras cuestiones tenidas en cuenta, la legislación establece que prevalecerá el acogimiento familiar sobre el residencial para cualquier menor, y especialmente en los de menos de seis años. La entrada en centros e instituciones estará bastante acotada y condicionada. Así pues, cuando el niño tiene menos de tres años, la acogida residencial solo se producirá «en supuestos de imposibilidad acreditada o cuando la medida no convenga al menor», apuntó Javier López-Escobar.

El responsable del Gobierno autonómico en la provincia especificó que el 38% de los niños que se encuentran en la encrucijada de abandonar temporalmente su hogar de origen acaban en una residencia; mientras que el 62% logran integrarse en una familia de acogida durante el tiempo que se alargue la contingencia.

La Junta de Castilla y León ha querido demostrar su compromiso con el programa con más dinero. La aportación económica ha aumentado este año cerca de medio millón de euros, hasta alcanzar los 3,9 millones de euros, ha subrayado el delegado territorial.

Por su parte, la delegación segoviana de Cruz Roja Española aporta al programa regional de acogimiento «el carácter voluntario y la solidaridad de las personas que se acercan a contribuir con sus desvelos y esfuerzos cotidianos a la atención y cuidado de estos niños». Así lo expresó el presidente provincial, José Luis Montero, quien apeló a la generosidad de la sociedad para que cada vez sean más los acogimientos en hogares y menos los residenciales.

Para conseguir expandir esa sensibilización se han editado en la comunidad autónoma 20.000 dípticos y 5.000 carteles bajo el eslogan ‘Todos los niños quieren una familia para ser felices. Acoge y comparte su felicidad’.

Las opciones

La organización sociosanitaria acompaña a las familias a lo largo de todo el proceso. «Presta formación, preparación, apoyo social y psicológico, respaldo comunitario y educativo para afrontar cualquier situación», enumera los servicios que dan sentido a la labor de Cruz Roja.

La oficina segoviana ha recibido en lo que va de año más peticiones de familias de acogida que en todo el ejercicio anterior, señala el presidente provincial. En estos cinco meses que han transcurrido de 2016 ha tramitado doce inscripciones. La bolsa de familias segovianas dispuestas al acogimiento temporal de niños está compuesta por una veintena de hogares. Sin embargo, como precisó también el delegado territorial de la Junta de Castilla y León, no tienen por qué albergar a menores de la misma procedencia dado que el programa es regional.

«A fecha de hoy [por ayer], hay 79 menores en espera de acogida en Castilla y León», concretó Javier López-Escobar. De ellos, dos son niños de Segovia. El año pasado, en la provincia se registraron 43 acogimientos. A día de hoy hay 33. En el curso anterior, la mayoría (25) de las acogidas fueron con parientes del menor que no son los padres, como los abuelos o tíos, con los que existe una relación previa y positiva que garantice el bienestar del menor.

El resto de expedientes correspondieron a familias denominadas ajenas. La gestión de esta opción se impone cuando los técnicos que supervisan el escenario concluyen que los familiares no pueden hacerse cargo de los pequeños.

Fuente El Norte de Castilla