Miércoles, 13 de diciembre de 2017

No fue tan fiero el León como lo pintaban

El manifiesto conjunto de 28 colectivos leoneses contra la celebración del pleno extraordinario de las Cortes convocado este miércoles en León podía presagiar que el acontecimiento iba a discurrir en medio de una gran contestación ciudadana. En previsión de ello se montó un aparatoso dispositivo policial en torno a la Colegiata de San Isidoro, que 12 siglos y 28 años después volvían a albergar una sesión con la que las actuales Cortes de Castilla y León rendían homenaje a aquellas históricas Cortes del Reino de León reconocidas por la UNESCO como cuna del parlamentarismo europeo.

Pero como suele pasar en muchos casos, en la calle hubo mas policías que manifestantes, que no llegaron a un centenar, eso sí, bien pertrechados de pancartas y banderas con las que pusieron la nota de color repudiando lo que consideran una apropiación histórica indebida. Y si ya les producida rechazo que las actuales Cortes se consideren herederas de las de 1.188, tampoco pasaban por alto que la “afrenta” se produjera un 4 de mayo, aniversario de la multitudinaria manifestación celebrada en 1984 afavor de una Autonomía del antiguo Reino de León segregada de la actual comunidad autónoma.

Ajeno al ruido leonesista, el claustro de San Isidoro, cubierto con una espectacular bandera de Castilla y León traslúcida, desarrolló con plena normalidad el orden del día, que daba comienzo con una declaración institucional de la presidenta de las Cortes, Silvia Clemente, reconociendo el legado de aquella sesión de 1.188 como primera piedra del sistema de las actuales democracias parlamentarias. La sesión conmemoraba asimismo los 20 años de vigencia del Procurador del Común, institución que, pese a tener su sede en León, tampoco está bien vista por los leonesistas, que en la pasada legislatura llegaron a pedir su supresión

El informe del Procurador correspondiente a 2015 era precisamente el tema a debatir y ahí los grupos de la oposición aprovecharon para cargar las tintas contra la Junta, cuya gestión en Sanidad, Educación y Protección Social suele acaparar el mayor número de quejas tramitadas por la institución. El procurador de la UPLMariano Santos, que invitó a la sesión a un minero y a un ganadero de leche como representantes de la otra realidad social, subrayó su condición leonesista finalizando su intervención con unas palabras en “llionés” que hubieran hecho las delicias de los concentrados fuera. Unos y otros, los de dentro y los de fuera, se atuvieran escrupulosamente al guión previsto.