Miércoles, 13 de diciembre de 2017

Saber de toros: manual de uso

Por supuesto que el titular es una forma de hablar, una frase hecha. Bajo ningún concepto deben tomársela en serio. Yo no es que sepa mucho del tema pero 25 años escribiendo y contando lo que pasa en el ruedo desde el tendido  hace que mi habitual prudencia se convierta en osadía.

 Como en otras artes, la pintura, la música etc…quienes asumen el papel de crítico suelen penar multitud de defectos. Nadie es perfecto, evidentemente, pero hay vicios comunes a las disciplinas que suelen repetirse con frecuencia. Por ejemplo, la exageración en virtud de un concepto literario mal entendido, o cuanto menos torticero.

 Centrándonos en la crítica de toros más cercana porque seguimos las crónicas de la actualidad taurina, es evidente la tendencia a pontificar y –en toros- a equivocar enfoques. Una premisa clara para escribir de toros es conocer el toro, su universo, calibrar su comportamiento,  y exigir al torero que tiene delante respuestas acordes con el mismo. Pero in situ, en ese momento, en ese instante: el toro “pregunta”, el torero “responde”, lo que en Los chicos del Coro llamaban “acción”- “reacción”. Quiero decir, haciendo una valoración  profesional y crítica de lo que acontece entre toro y torero en este instante, en vez de juzgar lo que debiera haber ocurrido sin que haya sido realmente así. A todos nos gusta fantasear y emitir juicios de expertos Nostradamus. “Si el torero hubiera estado de otra manera…” “si tal o cual forma se hubiera…”. Pero lo cierto es que el toro y el torero hacen lo que hacen y se comportan como lo hacen en virtud de ese instante o sólo de ese instante. Hay que juzgar lo que es y no lo que esperamos que debiera haber sido.

 Una faena es un complejo universo de emociones y de pulsos, una guerra de instintos y una muda búsqueda de comunicación constante. Danza y sangre, dudas, temblores, aritmética y compás. Y al final de todo una explosión. Negativa o positiva. Un derrapaje de nervios y un extraño ecosistema de sentimientos. Y todo en diez minutos.

 ¿Quién es experto en eso? ¿Cómo se critica eso?