Martes, 12 de diciembre de 2017

Las notas hablan...intentemos saber que dicen

Detrás de los suspensos, vienen el temor a los reproches, las agresiones, los castigos, sin pararse a pensar que cada  “No apto” puede ser la punta de un iceberg repleto de conflictos no resueltos.

La calificación es importante, ya que muestra como nuestros hijos han procesado ese momento de maduración personal, pero el hecho de sacar buenas notas no siempre es indicativo de un integral desarrollo emocional y que tras él no se esconde conflictos.

Fracasar en los estudios preocupa a los padres y aunque muchos padres no lo crean sus hijos también sufren, el castigo añade más sufrimiento al adolescente o niño, que ve angustiado como sus padres se preocupan más de sus notas que de su situación, y así comienza un rosario de presión, clases, cursos,….Es agotador para todos, y muy a menudo el resultado no acompaña al esfuerzo, hemos quedado en la periferia del conflicto y no sabemos que ocurre a nuestros hijos. No acostumbremos a los hijos a aprender por deber, aprender es querer saber, no se impone, es tan absurdo como decirle a un adulto: no te muevas del sillón mientras no ames a otro.

¿Y sí nos planteamos que un fracaso en los estudios tiene razones muy poderosas para que se produzca? Las malas notas son siempre síntomas de qué nuestro hijo tiene problemas, Y como síntoma, nos habla de una parte inconsciente que no puede dominar, porque nada sabe de ella, la inhibición del deseo de saber, domina su psiquismo, así que, tras unas malas notas, es muy posible que se esté realizando un deseo más importante que el de saber.

Ningún estudiante quiere ir mal en sus estudios, es su autoestima la que está en juego, va contra sus padres y ocasiona rechazo entre sus compañeros. Y aquí hay dos protagonistas en la obra, padres e hijos, escuchar, observar es muy importante

¿Causas de unas malas notas?: El niño aunque -a muchos padres les cuesta creerlo-, sufren desde muy pequeños depresiones y hay que diagnosticarla y tratarla, tener dificultades en el colegio, en casa, sufrir el terrible acoso de compañeros. Pueden expresar dificultades en el proceso de construcciones su personalidad, rechazo de sus compañeros, o una negativa a crecer

El fracaso como el éxito, tiene sus razones, la mayoría desconocida, ya que las emociones profundas que reprimimos nos empujan a actuar de forma en apariencia incomprensible. Voy a ponerles un ejemplo: Iria ha suspendido 4 asignaturas, en esos suspensos, Iria intenta expresar el dolor que siente al ver como sus padres no logran entenderse, como las ausencias y silencios de su padre son cada vez más prolongados, no desea crecer, piensa que si suspende podría hacer que su padre ausente, se acercara mas a ella, intentara comprenderla, hacer de muro a sus flaquezas. Aprender es imposible cuando otros deseos son superiores al aprendizaje. Lo ideal no es poner clases de refuerzo, es saber el motivo, preguntar con mucho tacto que razones tiene para comportarse así, entendamos que sus metas son casi siempre igual a las de sus padres.

Evitemos errores

No las reciba como una afrenta hacia ustedes. No es algo que hacen para rebelarse

 Nunca ponga etiquetas de vago, torpe, tonto,  irresponsable, no te pareces a mí, no te pareces a tu hermano. Cada persona crece, madura y percibe las vivencias de forma diferente.

Los castigos pocas veces son eficaces, la mala nota es ya de por si un castigo, una sanción. No espere a que la situación se prolongue mucho, ya que su autoestima, el placer por aprender puede verse afectado y dejar de sentirse interesado

¿Qué hacer?

Estar siempre presente, pero no agobiar, el niño ha de saber que sus padres se preocupan, pero también que confían en él.

No saque de proporción el resultado de las notas, ya que muchas veces podemos pensar o pueden pensar,- Todos hemos sido estudiantes- que se nos respeta, o quiere más, por la buenas notas, que por nosotros mismos.

Tranquilizarle, jamás una mala nota es una catástrofes, no entiende a la primera, esa mala nota le permite descubrir que si en otras asignaturas obtiene buenos resultados, esforzándose un poco es capaz de tener buenos resultados en esas que hoy penden, el apoyo extraescolar ha de ser muy bien mirado por quien lo imparte fuera del centro, en ocasiones su cualificación no es la adecuada y su vocación no es la enseñanaza.Es solamente un ingreso extra.

En fin que llega el momento temido, al menos éste año perdamos todos el miedo a las “notas” y pensemos en el iceberg, que puede cogernos como al Titanic por sorpresa, sea como sea, sus hijos son lo primero en sus vida y para ellos usted también,reencuentrense, y felices vacaciones con mucho dialogo y mas sutileza.